Luego de casi cuatro meses de que 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa Isidro Burgos fueran desaparecidos -muy probablemente bajo las órdenes de la ex pareja presidencial de Iguala, Guerrero, José Luis Abarca y María de los Ángeles Pineda-, el titular de la Procuraduría General de la República (PGR), Jesús Murillo Karam, aseguró que los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa están muertos.

Después de haber solicitado la intervención de la Universidad de Insbruck de Austria que realizará estudios especializados de identificación de los restos que fueron hallados en el basurero de Cocula, Guerrero, el procurador de justicia ha dado a conocer que las pruebas y todo lo demás le hacen pensar que los mataron a todos ellos en ese municipio.

En el marco de la inauguración del Foro Equidad para Víctimas, se refirió al caso y dijo que los estudios de los investigadores extranjeros han apoyado la hipótesis de que iba a ser muy difícil identificar los restos óseos hallados, por cierto, casi en su totalidad calcinados.

Sin embargo, el titular de la PGR mencionó que después de los resultados obtenidos por los especialistas de la universidad austriaca, y luego de que estos agotaron el procedimiento de carbono, autorizaron la solicitud de los expertos forenses para que estos pudieran proceder con otro método, y de esta manera, procesar las muestras que a su vez recolectó el Equipo Argentino de Antropología Forense que coadyuvó en esta investigación.

Por otra parte, el presidente Enrique Peña Nieto, que participó en el Foro Nacional de Equidad en el Debido Proceso Penal, aceptó que no ha habido avances significativos en la erradicación del delito de secuestro. De acuerdo con los reporteros Rosa Elvira Vargas y Gustavo Castillo, el titular del Ejecutivo federal se refirió también a los índices delictivos de homicidios y extorsiones, los cuales, aseveró, sí han disminuido, pero que el sistema de procuración de justicia aún no trabaja como debiera en favor de las víctimas de estos delitos para poder disminuir el plagio de personas.

Finalmente, en el discurso, Enrique Peña Nieto se refirió al atraso que tienen algunos Estados para poder instrumentar el nuevo sistema de justicia penal acusatorio: "aunque en varios Estados es ya una realidad, pareciera que estamos esperando hasta el último momento para darle debida forma, para hacerlo realidad".