En un extenso reporte de más de 300 fojas y en el que se incluyen alrededor de 84 diferentes países, el Departamento de Estado de los Estados Unidos clasificó a México como uno de los países de mayor tráfico y producción de drogas, así como uno de los centros internacionales de lavado de dinero.

El Departamento de Estado afirma que las bandas criminales mexicanas lavan el dinero obtenido de la venta de drogas en Estados Unidos, sin embargo ahora también el dinero producto de otras actividades como la corrupción, el secuestro o el tráfico de armas y de personas, todo a través del sistema financiero mexicano.

"Los carteles de narcotráfico utilizan empresas licitas y empresas de prestanombres para realizar transferencias de dinero al exportar bienes a México como una variante del mercado negro del peso", afirma el reporte.

Aunque los esfuerzos del #Gobierno en México son importantes al establecer normas para un mayor control de la corrupción, esta sigue penetrando a todos los niveles, haciendo extremadamente difícil su control. Dentro de esas medidas se cuenta la reorganización que el departamento de asuntos internos de la policía federal, sin embargo es en los niveles municipal y estatal siguen siendo vulnerables al poder de los carteles mexicanos debido a los escasos recursos y su ineficiente aplicación.

Informes estadísticos disponibles indican que desde 2012 hasta 2013, los homicidios disminuyeron en aproximadamente un 14 por ciento. Sin embargo, de acuerdo a los mismo datos los secuestros y extorsiones aumentaron bruscamente en un 25,7 por ciento y 29,1 por ciento, respectivamente. Todo es de acuerdo a las encuestas publicada en Septiembre por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) encontrándose también que el 94 por ciento del total de delitos y 99 por ciento de los secuestros no fueron denunciados ni investigados en 2013.

Siguiendo con el informe en 2014 el gobierno estadounidense destinó 50 millones de dólares en apoyo a las autoridades mexicanas en su lucha contra las drogas, sin embargo para 2015 el presupuesto se vio reducido a 34 millones de dólares, por su parte México incrementó su presupuesto dedicado a la seguridad en un 6.9% entre 2014 y 2015, ejerciendo un presupuesto de alrededor de 11 mil millones de dólares

Acorde a la nueva estrategia de seguridad del gobierno de Peña Nieto, los futuros esfuerzos bilaterales estarían enfocados al fortalecimiento de las instituciones mexicanas, la continua expansión de los programas a los estados y municipios, para seguir avanzando hacia el logro de los objetivos de seguridad, compartidos por ambas naciones. El enfoque de la cooperación entre Estados Unidos y México se encauzara hacia el suministro de equipo a gran escala para participar en la formación y desarrollo de las fuerzas mexicanas, concluye el reporte. #Enrique Peña Nieto