El día 25 de mayo de 2015 un fuerte tornado sacudió tierras coahuilenses. Vientos de más de 200 kilómetros por hora arrasaron por todo a su camino, en Ciudad Acuña en el estado de Coahuila. Habitantes de la región señalan que las rafagas de viento levantaron todo a su paso, arrojando autos contra las casas, arrancando postes del suelo y todo lo que se encontraba en el camino.

En entrevista para ForoTV, Evarito Lenin Pérez River, alcalde de Ciudad Acuña, señaló que el tornado duró cerca de 6 segundos arrasando con todo en su camino y sorprendiendo a los habitantes.

El fenómeno dejó a su paso 14 muertos. Más de 80 heridos fueron trasladados para su atención y cerca de 750 viviendas quedaron totalmente dañadas; Ante este acontecimiento, el Presidente Enrique Peña Nieto anunció en su cuenta de Twitter que "se han habilitado refugios temporales para recibir a quienes tengan graves daños en sus viviendas".

En su recorrido por la zona, el presidente Peña Nieto , en coordinación con el #Gobierno de Coahuila, aseguro que se hará todo lo posible para que se pueda saber cuáles fueron las zonas más afectadas e iniciar la labor de reconstrucción.

"Mi compromiso es que las casas queden de mejor manera y embellecer las colonias afectadas, nos estamos coordinando debidamente y no los vamos a dejar solos", indicó Peña Nieto.

Por su parte la Comisión Nacional del Agua (Conagua) aseguró que "el fenómeno se originó de manera aislada al sur-oeste de Acuña, con una velocidad de traslación de 50 kilómetros por hora y rachas de vientos mayores a los 200 kilómetros por hora".

De acuerdo con informes la categoría del tornado se encuentra en la escala F1, con vientos que van desde los 121 Km/h a 180 Km/h (provocando roturas de vidrios de ventanas y puertas, desprendimientos de tejas protectoras de techos. Asimismo, los árboles son arrancados de raíz o se quiebran, los automóviles son desplazados de la ruta) y F2 con vientos que van de 181 Km/h a los 250 Km/h ( que puede causar el desprendimiento de los techos de las casas, quedando en pie sólo las paredes más fuertes, los árboles grandes son destruidos de raíz y los automóviles son barridos de las rutas).