El Distrito Federal renovó Asamblea Legislativa y sus 16 jefaturas delegacionales en esta jornada electoral. La gran revelación en la capital mexicana fue la fuerza con la que el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) entró en el escenario político local.

El partido comandado por el dos veces candidato presidencial, Andrés Manuel López Obrador, gobernará cinco de 16 delegaciones, además de ser la primera fuerza política en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal.

Sin duda, una derrota rotunda del partido gobernante, el PRD, quienes desaprovecharon la gran oportunidad de evolucionar en una socialdemocracia de avanzada y solamente se dedicaron a vivir del llamado "Pacto por #México" un acuerdo político con el Gobierno Federal que nunca incluyó a los ciudadanos.

Esto aunado a la corrupción de los funcionarios capitalinos militantes del sol azteca, la subida de precio del boleto del metro y el escándalo de la Línea 12, protagonizado por el ex jefe de gobierno, Marcelo Ebrard y su secretario de Finanzas, curiosamente actual militante de Morena.

Así, el Distrito Federal se convierte en el primer bastión del nuevo partido de la llamada izquierda mexicana. Con este panorama, López Obrador tendrá los reflectores necesarios para construir, por tercera vez una candidatura presidencial y esta vez triunfar.

Sin embargo, habrá que tomar en cuenta varios aspectos a seguir en estos tres años. El más destacado será la actuación de los nuevos delegados y diputados locales, ya que al responder a un mando vertical en su partido tendrían poco margen de maniobra en sus acciones de gobierno.

Esta línea de acción limitada podría volverse muy turbia, ya que las acciones de gobierno serían mero capital político para el líder de Morena y no contemplaría las verdaderas necesidades de los ciudadanos. Además se corre el riesgo, por experiencias del GDF de 2000 a 2006, de que solo se gobierne para las clientelas y grupos que apoyaron al nuevo partido.

Por lo pronto las intenciones del nuevo partido son claras y muy concretas: la Jefatura de Gobierno del DF y la Presidencia de la República. Veremos como llegan, si con populismo o con gobierno eficiente y limpio. Daremos, por lo pronto, el beneficio de la duda. #Política Ciudad de México