El Instituto Nacional Electoral (INE) nombró a dos interventores para el Partido del Trabajo (PT) y el Partido Humanista (PH), ya que no alcanzaron el 3 por ciento de los sufragios, con lo que así inicia el proceso para perder su registro.

El PT surgió a principios de los años noventa como una simulación democrática. De presunta ala izquierdista este instituto político se ha aliado a otros para mantener el registro, Desde el año 1994 no ha presentado candidato propio a la Presidencia de la República.

Entre los logros más destacados de este instituto político fue ser la cuarta fuerza política en 1994, sin embargo este poder se fue diluyendo a tal grado que en 2015 quedaron en noveno lugar de la elección, es decir en penúltimo lugar.

El PT tuvo una fuerza relativa en algunos municipios de Veracruz, Nuevo León, Tamaulipas y el Distrito Federal.

Su logro más importante en la capital fue haber ganado la delegación Iztapalapa en 2009, pero el cargo no fue ocupado por su candidato, sino que fue "cedido" a una simpatizante del ex candidato presidencial López Obrador. Este penoso episodio se conoció como "La tragedia de Juanito de Iztapalapa".

El PT fue muy criticado porque en varios momentos apoyó gobiernos dictatoriales como el de Corea del Norte. En 2011, cuando fue confirmada la muerte de Kim Jong-Il, dictador norcoreano, el PT desplegó mantas por el país en homenaje a este personaje.

Por lo que respecta al Partido Humanista, desde sus inicios fueron muy criticados por simpatizar con la derecha más reaccionaria. Inclusive se les llegó a identificar con el Yunque y los calderonistas del PAN.

La corta historia de este instituto político sirvió simplemente para desperdiciar recursos, a pesar de que en sus spots publicitarios presumían que el dinero público que percibían serviría para llegar a la Cámara de Diputados y hacer que la ciudadanía tuviera poder.

Así termina la vida de estos dos partidos, que pasarán rápidamente al olvido, aunque algunos de sus integrantes se reubiquen en otros institutos. Adiós PT y Humanista, nadie los extrañará. #Política Ciudad de México #México