Manlio Fabio Beltrones, actual coordinador del PRI en la cámara de diputados, ha realizado el anuncio oficial de que el próximo viernes 14 de agosto, solicitará licencia a la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, con la finalidad de poder participar en la elección por la presidencia nacional del Partido Revolucionario Institucional.

Con el ya conocido apoyo de las bases y al viejo estilo del partido, Beltrones ya está más seguro que nadie en la obtención de esta posición.

Junto con Carolina Monroy del Mazo -prima del presidente Peña Nieto- la formula de unión de fuerzas de poder, garantizan el triunfo en la elección.

Sin embargo, el verdadero interés de dicho nombramiento no radica en el nuevo puesto a desempeñar, sino en el poder político que llevará a Manlio Fabio Beltrones, a ser el candidato a la presidencia de la república por su partido en el año 2018.

Hombre con experiencia demostrada, viejo conocedor del manejo de las piezas políticas del país y negociador de altas esferas, logrará durante los próximos 2 años de presidencia del partido, el acercamiento con los diferentes gobiernos y municipios en donde gobierna el #PRI, logrando el contacto directo con las bases populares en eventos de carácter público, obteniendo con ello la mejor publicidad y reconocimiento de la gente que cualquier político pudiera desear.

Giras constantes por todo el país, lograrán las negociaciones al más alto nivel que lo ayuden a alcanzar su objetivo de candidatura a la presidencia.

Nadie podrá argumentarle que anda en campaña, aún cuando los tiempos no han sido autorizados, ya que su trabajo como presidente del PRI, le permitirá moverse por todo el país y reunirse con los empresarios, dirigentes y grupos de poder que deseé, sin tener ninguna limitante oficial que lo impida.

El haber renunciado a la pasada candidatura presidencial por su partido, ofreciéndole su apoyo incondicional en ese entonces al actual presidente Peña Nieto, fue en su momento, uno de los movimientos maestros mejor ejecutado de los últimos tiempos.

Ni duda cabe que su experiencia política es de carrera, ya que ha demostrado en los diferentes puestos que ha ocupado, tener la suficiente capacidad de negociación para mantenerse activo y perseguir un solo objetivo, la presidencia del país.

Todos los políticos trabajan para lograr alcanzar ese puesto tan deseado, a otros les ha llegado de rebote o “dedazo”, pero nadie en su sano juicio podrá negar la seducción que envuelve el macro-poder de la silla presidencial.

El único hombre que dignamente reconoció que la silla le quedaba muy grande, fue Pancho Villa, fuera de él, todos los políticos se pelean por la carnada de tan preciada posición.

¿Contra quien luchará Beltrones? ¿Contra el eterno López Obrador en Morena? ¿Con el posible Miguel Ángel Mancera por el PRD? o contra ¿Ricardo Anaya o Margarita Zavala del PAN?

A pesar de que todavía faltan 2 años para el banderazo de salida, los perfiles ya se están colocando. Sin embargo a nosotros como ciudadanos nos corresponde estudiar a fondo las historias de sus carreras políticas, conocer sus plataformas y propuestas –si es que las tienen- y tratar de emitir un apoyo y un voto pensado, analizado y estudiado pensando en el bienestar del país, apoyando al “menos malo”, que pueda recuperar la economía y el nivel de vida de este #México tan golpeado, precisamente por todos esos políticos ambiciosos y deseosos de poder.

Ojalá y esta vez, no se dejen llevar por esas máscaras con rostros sonrientes creados por la televisión o que vendan su voto en tarjetitas al mejor postor.

¡Luchemos por salvar, el desecho de México que nos están dejando! #Gobierno