El 8 de agosto de 2001 explotaron tres petardos en tres sucursales del banco Banamex en la Ciudad de #México. Cinco días después detuvieron a cinco personas acusados de perpetrar dichos actos. Entre ellos estaban tres de los hermanos Cerezo. Los torturaron para que se inculparan y fueron presentados en la PGR como miembros de una célula criminal que organizó los actos de terrorismo.

“Nosotros, como familiares, sabíamos que ellos no había sido, sabíamos que fueron torturados, que los habían mandado a penales de alta seguridad, donde solo escapa gente con mucho dinero, entonces comenzamos a denunciar todo eso. Desde entonces el estado quiso silenciarnos, nos amenazó, desde entones hemos sufrido 13 amenazas de muerte por el trabajo que realizamos. Tenemos medidas cautelares de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que nos permite seguir trabajando, tenemos el acompañamiento de las Brigadas Internacionales de La Paz”, relata Francisco Cerezo, sobre cómo se fue formando el Comité.

“Por la presión que se fue ejerciendo, logramos que Alejandro saliera tres años después de la cárcel, exonerado de todo delito. Pero en cambio, porque nada es gratis en este #Gobierno, uno de los coacusados junto con otros tres se quedaron 7 años y medio en la cárcel. Cuando salieron se integraron al comité, porque conocieron mucha gente en situaciones similares. Ellos cuentan sus experiencias como sobrevivir en una cárcel, sin perder la dignidad, porque es lo que pasa en las cárceles.

“Nos convertimos en gente que documenta a la gente que está en la cárcel por motivos políticos, actualmente damos unos 75  talleres al año sobre derechos humanos, seguridad. En muchas represiones la gente nos manda listas de gente levantada y nosotros publicamos esa información para ayudar a buscar su liberación de la manera más rápida posible.”

El Comité Cerezo tiene más de diez años trabajando a favor de los derechos humanos de los presos y desaparecidos políticos. Cuentan también con una base de datos sobre desapariciones, donde además de documentar y llevar un registro de los casos a nivel nacional, lo hacen de forma pública, de forma que cualquiera puede hacer una denuncia (las cuales son verificadas) o revisar la base de datos y saber cuántos son los desaparecidos, quiénes son y en qué estados de la República se registran los casos.

“Nacimos a raíz de una injusticia,  vimos que otra gente sufrió esas injusticias y conformamos un comité que utiliza la herramienta de los derechos humanos para ayudar a gente detenida, torturada, enviada a penales, con un componente político. No abarcamos más porque no tenemos capacidad, nuestro mandato lo cerramos a la documentación de estos caso que por motivos políticos terminas en la cárcel, ejecutados, desaparecidos. Como comité fundamentalmente damos la herramienta a otras organizaciones de derechos humanos para que puedan ayudarse, viendo que al estado mexicano no le interesan los derechos humanos, entonces si nosotros mismos no luchamos por nuestros casos, ¿entonces quién?”. #Política Ciudad de México