El día de hoy jueves 27 de agosto, el presidente #Enrique Peña Nieto presentó cambios en las Secretarias de Estado de su gabinete.

En ceremonia solemne se presentaron los nuevos cargos:

Claudia Ruiz Massieu, deja la Secretaría de Turismo y se dirige a la Secretaria de Relaciones Exteriores.

José Antonio Meade, desocupa la Secretaría de Relaciones Exteriores y se va a la Secretaria de Desarrollo Social.

Aurelio Nuño, estará al frente de la Secretaría de Educación en sustitución de Emilio Chuayffet quien sale del gabinete.

Enrique de la Madrid Cordero, tendrá a su cargo la Secretaría de Turismo.

Rafael Pacchiano, despachará en la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

José Calzada Rovirosa, deja el #Gobierno del Estado de Querétaro a un mes de su entrega, para dirigir la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación.

Rosario Robles, tendrá escritorio en la Secretaría de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano.

José Reyes Baez es el nuevo Director del ISSSTE.

Renato Sales es el nuevo Comisionado Nacional de Seguridad.

Francisco Guzmán será el nuevo jefe de la Presidencia.

Sin sorpresa alguna o agradable, se dan estos cambios a la mitad del sexenio de Peña Nieto.

Los cambios anunciados no representan ningún cambio significativo en la política o actuar del gobierno.

De hecho los nombres que la ciudadanía desea ver salir e irse a su casa –Miguel Ángel Osorio Chong y Luis Videgaray- son inamovibles por el presidente, demostrando así el nulo deseo del gobierno de escuchar las solicitudes de su pueblo.

Sigue la tendencia de los gobernantes, de colocar en puestos claves a los conocidos o amigos, sin importar su experiencia en el ramo asignado.

La ciudadanía desea ver que algún día, se coloquen en estas posiciones de gran trascendencia, a personas con cuenten con estudios a nivel internacional, conocimiento y experiencia probada en las Secretarías de Estado o Dependencias de Gobierno que tengan que ver con su carrera y aciertos de su desarrollo profesional.

Por ejemplo, cuando en un trabajo se solicitan empleados, se busca el perfil que cubra con los requerimientos del puesto, tomando en cuenta su carrera, estudios de posgrado y trabajos realizados en empresas similares.

En cambio en el gobierno, no importa si no se cuenta con esa experiencia, lo realmente necesario e indispensable es tener personas de confianza cerca de uno para cubrir todo lo necesario.

Un financiero en Turismo, un joven con maestría en Estudios Latinoamericanos en Educación, un Ingeniero Industrial y de Sistemas como responsable de la política ambiental, una economista en Desarrollo Agrario y así nos podríamos seguir de frente.

¿Hasta cuando vamos a poder ver un gabinete conformado por especialistas en cada área? La respuesta: Nunca.

Mientras se tenga la posibilidad de cubrir las acciones que se ejerzan con los amigos, nunca un ciudadano común y corriente con la debida preparación y estudios especializados en un área específica, podrá participar en un puesto como servidor público.

No ponemos en duda la capacidad intelectual y de negociación de los nuevos integrantes, lo que no entendemos es porque se sigue actuando de la misma forma que se ha venido haciendo y ha demostrado que no se obtienen los mejores resultados.

El pueblo esta necesitado de verdaderos cambios en los resultados, en la forma de gobierno, en los hechos, en hablar con la verdad cosa que no se ve ni remotamente vaya a suceder.

El Presidente Peña debería de reconocer que su imagen pública y aceptación ante el pueblo está muy debajo de porcentajes decorosos, entonces ¿Por qué no anunciar cambios fuertes, duros que demuestren que hay un verdadero interés por retomar el rumbo de este barco llamado #México, que cada día se acerca más al precipicio de una caída que ni dios padre nos la va quitar?