El presidente de #México, #Enrique Peña Nieto presentará este 1º de Septiembre, su tercer informa de #Gobierno.

Como ya es una tradición el jefe del ejecutivo ejercerá el deber de informar a la sociedad sobre los avances y logros del gobierno federal durante el último año de gestión.

Anteriormente los informes de gobierno de los presidentes erán realmente sesiones maratónicas con más de 6 horas de transmisión; ese día no había clases en las escuelas ni actividad laboral en las empresas.

Era el “Día del Presidente”. Todos los grupos de “apoyo voluntario” (acarreados) de los diversos sindicatos, se presentaban a vitorear con banderitas y aventar papeles de colores a lo largo del camino que era desde la Residencia Oficial de los Pinos, hasta las instalaciones de la Cámara Alta a cambio de un día de descanso.

Afortunadamente todo eso quedó atrás.

Gracias a los bloqueos que hicieron los partidos de oposición (PRI y PRD) al entonces presidente Fox, para evitar que entrara a la Cámara de Diputados a presentar su primer informe de gobierno y el cual solamente entregó en mano al entonces Coordinador de la Cámara, hoy se sigue el mismo proceso.

El presidente envía el informe completo y únicamente se digna a ofrecer un pequeño discurso de máximo 20 minutos en Palacio Nacional teniendo como oyentes a invitados especiales.

Obviamente no entra ninguna persona de la sociedad civil o representantes populares que pudieran hacer ruido o escándalo.

Esos tiempos en donde nuestros flamantes diputados sacaban pancartas y cabezas de cochino durante los informes, afortunadamente han quedado en la historia, ya que eran símbolo de vergüenza ajena saber que contabamos con legisladores payasos de circo de tan pobre cultura y respeto a las instituciones de nuestro país.

Ahora nos toca escuchar el tercer informe de gobierno del Presidente Peña Nieto.

Las cifras alagadoras ya nos la han hecho llegar mediante spots de televisión y radio así como promoción en medios impresos, en donde nos comunican todo el “desarrollo y crecimiento” que hemos tenido durante estos últimos 3 años.

Cifras que cualquier país del mundo se debería de sentir orgulloso de haberlas logrado, sobre todo cuando la economía está estancada y devaluada.

Ojala y el presidente Peña Nieto, aproveche el foro de este tercer informe, para dar respuestas a tantas dudas y reclamos de la sociedad.

Los muertos de Ayotzinapan, los asesinatos y desapariciones de periodistas, los casos de corrupción, narcotráfico, secuestros, su casablanca y la de descanso de Videgaray comprada con obra de arte, la fuga del Chapo, devaluación y tantos otros temas que la sociedad espera poder tener respuestas porque por más que le buscamos y escarbamos, no las encontramos.

Así como ha cambiado la forma de dar el informe, se debería de cambiar el contenido y dar cifras claras y objetivas.

México quiere sinceridad, está herido, lastimado por tanta violencia, golpeado por la impunidad y la corrupción.

Se acerca el día de la independencia y nos preguntamos ¿Cuál va a ser nuestro grito? ¿Viva México? ¿Vivan los heroes que nos dieron patria y libertad?

¿Realmente se siente en el aire la alegría y animo de los mexicanos para dar ese grito?

Cuando todos de alguna u otra forma tenemos que partirnos en 2 o 3 trabajos para poder subsistir todos los días.

Cuando vemos que los ingresos son cada vez más raquíticos y los productos van a la alza diariamente, a pesar de que nuestro Secretario de Hacienda, el Gobernador del Banco de México y el propio Presidente Peña digan que vamos de maravilla.

¿Que vamos a escuchar este primero de septiembre?

Nada en especial, nada que nos haga sentirnos orgullosos de nuestro gobierno, nada que no sepamos.

Solo vamos a ser testigos mudos. Únicamente vamos a poder ver y/o escuchar por el radio o la televisión, la tradicional forma de halago al presidente con aplausos, todos calladitos y cooperando asi como con los saludos cordiales entre los invitados. ¡Ah! Porque eso nunca ha cambiado.