Hoy no vamos a hacerle más grasoso el caldo a Donald Trump, recordando lo que ha dicho tanto de los mexicanos como de los latinos en general.

Este señor no merece nuestro análisis ni perdida de tiempo.

De lo que vamos a comentar en esta nota, es acerca de su discurso de #Racismo que le salió muy bien y sin querer.

Ni el mejor experto en marketing del mundo, hubiera pensado o planeado que un ataque a los migrantes latinos, le hubiera redituado tanta fama al magnate inmobiliario.

Lo que es más penoso es que en el mismo Estados Unidos, existen ciudadanos norteamericanos afectos a los republicanos que le creen y lo apoyan.

Trump es un hombre ignorante a todas luces, que solo demuestra su incultura y falta de conocimiento sobre el mismo país que quiere gobernar.

El señor Trump, no sabe que Estados Unidos se ha hecho a base del esfuerzo de tanto migrantes que llegaron a ese país, buscando una mejor calidad de vida.

No solo latinos o mexicanos sino ciudadanos de todo el mundo, han contribuido a la riqueza y crecimiento de esa nación.

Al señor Trump que se dice orgulloso neoyorkino, le bastaría con se diera una vuelta a pie, caminando –no en helicóptero o en su limusina- para que en cualquier esquina de la 5ª. Avenida, se detenga y escuche como las personas a su alrededor hablan diversos idiomas.

El señor Trump es apantalla tontos. Los norteamericanos incultos y racistas –porque válgame que sí los hay y muchos- le apoyan pensando que con ese tipo de discursos el problema del migrante va a acabar.

Piensan que todos lo mexicanos vendemos droga, somos secuestradores y violadores.

Si efectivamente llegara ser presidente y levantara el muro a lo largo de la frontera –que según él vamos a pagar nosotros- y siguiera con su filosofía racista, tendría que correr de su país a todos los migrantes latinos y extranjeros, así como a los afroamericanos que viven ahí.

Y entonces si se pondría buena la cosa, porque tendría que capacitar a todos los jóvenes de origen norteamericano genuino, para ocupar los puestos de trabajo que van a dejar entre ellos: meseros, camareros, albañiles, sirvientes, recolectores de frutas y verduras, peluqueros, dependientes de tiendas departamentales, por tan solo mencionar algunos.

Su discurso hipócrita y falso me recuerda a un político mexicano que va por su tercera candidatura a la presidencia.

En resumen y lo peor de todo esto es que el Sr. Trump tiene seguidores que lo apoyan y le creen; no tiene ningún rival dentro de los mismos republicanos que le pueda ganar, ¡Imagínese como están! Y tiene un poder económico lo suficientemente fuerte como para apoyar su candidatura.

Y para terminar, ahora amenaza con venir a #México y lo más vergonzoso es que lo van a recibir con alfombra roja.

Después no digan que no se los dije. #Gobierno