Las mujeres entre 15 y 19 años de edad han procreado un hijo, señaló Esperanza Arias Velázquez líder estatal de la red por los #Derechos sexuales y reproductivos en el Estado de México. La entidad concentra el mayor grado de embarazos a temprana edad con el 72.8% de fecundidad.

Con motivo del día nacional de la juventud, miembros de la red por los derechos sexuales en la entidad, llaman al gobierno federal, estatal y municipal a implementar todos los aspectos que señala la estrategia propuesta por el ejecutivo federal, llamada, Prevención del Embarazo Adolescente. Esperanza Arias sostiene, no ha llegado a culminarse en resultados, han pasado ocho meses desde su decreto y aún no existe un plan esclarecido.

Refirió a la vida sexual de los jóvenes desinformados como un problema, las cifras son alarmantes, en México hay 22.4 millones de adolescentes entre los 10 y 19 años de edad, que nunca han recibido educación sexual, y desde los 15 años ya han sostenido relaciones sexuales, y solo el 37.6 % de las parejas utilizó algún método anticonceptivo, las mujeres en menor cantidad que los barones afirmó.

Reveló este problema como una cuestión social, pues la mayoría de las ocasiones en que una mujer sostuvo relaciones con su pareja, esta le exigió fuera sin ningún tipo de protección, es decir sin usar el método más utilizado, el preservativo. El abuso a las mujeres por parte de sus parejas es más común, pero lo alarmante reiteró, es que al menos quinientas mujeres señalaron haber sufrido de acoso sexual o abuso por parte de miembros de su familia.

Actualmente hay alrededor de 72 mil adolescentes que están en espera de un hijo, la mayoría de ellas, no se casará con el padre de su hijo, siendo 10 mil ciento uno madres solteras que no contaran con el apoyo de la pareja, dejándolas en manos de los familiares que a veces tampoco pueden costear la manutención de la madre y el hijo, creando más gente en grado de pobreza, dijo.

La falta de cultura sexual es el principal problema, pues, no basta que en las escuelas se reciba educación sexual, no es suficiente el contenido que implementa la educación como parte del aprendizaje. Los jóvenes deben recibir en un grado mayor la educación sexual, así como orientación gratuita en caso de un embarazo no deseado, y el gobierno deberá facilitar la interrupción del embarazo si la pareja así lo decide, o incluso únicamente la madre.

Urgen estrategias y políticas públicas para la prevención del embarazo adolescente, como garantizar su efectividad. El embarazo adolescente es un problema poblacional, ejercer derecho sobre su vida sexual es un derecho de todos los jóvenes y en especial, eliminar la violencia sexual contra de las mujeres, concluyó.    #Derechos Humanos