Hay una cita muy popular que dice “No hay fecha que no se cumpla, plazo que no se venza, ni deuda que no se pague”.

Gustavo Madero Muñoz, Presidente del Comité Ejecutivo Nacional del Partido Acción Nacional, entregará su puesto en los próximos días al ganador de las elecciones que para Presidente del partido, se llevarán a cabo el domingo 16 de agosto, entre casi medio millón de militantes afiliados al PAN en todo el territorio nacional.

Con una competencia por demás anunciada entre Javier Corral y el favorito Ricardo Anaya, el sucesor de Madero tendrá que redoblar esfuerzos para “arreglar” la tan mala imagen pública que deja Madero del partido, tanto a su militancia como a la ciudadanía en general.

Me voy satisfecho” dice Madero y asegura no arrepentirse de haber firmado el Pacto por #México durante su mandato, ya que el PAN siempre ha buscado los acuerdos por el bien del país.

Estas palabras fueron expresadas en el marco del Foro “Sistema Nacional de Presupuesto hacia una reingeniería del ingreso y el gasto público” mismo en el que ofreció su discurso en donde invitó a la militancia a acudir a las urnas el próximo domingo y respetar los resultados como “panistas, demócratas, respetuosos”

Expreso que en las pasadas elecciones del 7 de junio pasado, el partido quedó con el mismo número de gubernaturas y que además en la cámara de diputados, tan solo se perdieron 5 asientos, de 113 diputados que tenía a tan solo 108.

Es decir, el partido no tuvo cambios, ni gano ni perdió, ni fu ni fa como dirían mis abuelos.

¿Acaso no sabía el Sr. Madero que su posición lo obligaba a buscar la recuperación de gubernaturas perdidas y el crecimiento del partido tanto en su militancia como en su fortaleza política?

Lo que le falto decir y reconocer a Gustavo Madero es que con muchas decisiones erróneas que tomó durante su mandato, ha llevado al PAN a dejar de ser la fuerza política del país que tenía hasta el mandato de Felipe Calderón.

Que muchos militantes han dejado las filas del PAN, “chapulines” –con todo respeto a estos simpáticos animales- ya que han buscando la “oportunidad de llevar sus ideas de ayuda social al pueblo” en otros partidos.

¿No recuerda que durante la campaña a la presidencia de Josefina Vázquez Mota, fue muy claro su desinterés y falta de apoyo al quitarle presupuesto, no asistir a sus actos públicos, dejando más que en claro y a todas luces, su deseo por que Peña Nieto fuera el ganador a la presidencia?

La sociedad todavía recuerda cuando “bajo” a Margarita Zavala en su interés por obtener una candidatura a diputada plurinominal en las pasadas elecciones del 7 de junio. Un revés que ni el mejor boxeador hubiera dado con tanta certeza.

La obligación de todo Presidente ya sea de un país, partido o empresa, es la de buscar y obtener resultados positivos que generen aumento de capitales, aumento de seguidores, presencia en medios e imagen institucional, hechos que no logró durante su mandato.

Caso contrario el de Carlos Navarrete, presidente del PRD, que reconoció sus pésimos resultados y prefiere dejar el cargo y ponerlo a votación.

Sería más conveniente, propio y profesional por parte de el Sr. Madero ofrecer menos soberbia, mayor humildad y reconocer también que su trabajo no fue el adecuado de un líder de un partido político que buscaba mantenerse en las primeras posiciones sino que por el contrario su acciones se basaron en hacer todo lo indispensable y propio para entregar el poder nuevamente al PRI.

Cuando un dirigente demuestra a la sociedad su poco interés por defender su organización política y mantenerla en los primeros lugares, lo mejor es que se vaya.

Tarde, pero llega la fecha por cumplir y el plazo que termina, solo deja pendiente la deuda que tiene que pagar. #Gobierno