En los árboles y postes de diferentes puntos de la ciudad es común encontrar hojas pegadas con diferentes mensajes: renta de habitaciones, mascotas extraviadas, ofertas de trabajo. Pero en los últimos meses hay unas de estas hojas que tiene un mensaje diferente: muestran la foto de dos jóvenes, arriba de la misma se puede leer el mensaje: “¿Si fueran tus familiares también te quedaría solo mirando?”.  Debajo de la foto puede leerse: “David y Miguel llevan más de 3 años secuestrados ¡Apóyanos!”.

En la parte inferior de la hoja están los clásicos trozos desprendibles para llamar por teléfono y preguntar por la habitación o reclamar la recompensa por el perro perdido; pero en lugar de eso tiene los contactos de Facebook y Twitter de la campaña “Rescatemos a David y Miguel”. Además de usar estas dos #Redes Sociales, también hay un video en Youtube en el cual se explica el caso y se invita a la gente a difundirlo.

Esta campaña fue ideada y es realizada completamente por las hermanas de David y Miguel. Ellas fueron quienes comenzaron por crear las cuentas, convocar manifestaciones, hacer carteles y aparecer en diferentes medios de comunicación exponiendo su caso. Decidieron hacer público el secuestro de David y Miguel tres años después, a pesar del miedo a ser víctimas de represalias o incluso de que sus hermanos puedan sufrir también consecuencias. Lo hicieron por que ya no sabían qué más hacer.

“Desde que ellos fueron secuestrados se avisó a las autoridades, más tarde cuando todo se complicó mandamos oficios a la secretaria de marina, a la PGR, al #Gobierno federal, nunca obtuvimos respuesta. Al principio teníamos miedo de hacer esto, hacer público el caso. Pero finalmente nos decidimos porque ya no teníamos más opciones”, relata Deborah, hermana de David.   

Aunque son conscientes de que juntando likes y seguidores no harán que regresen sus hermanos, confían en que mientras más personas se enteren del caso y el mismo sea difundido, será más la presión que se pueda ejercer sobre la opinión pública para que las autoridades actúen y realicen un operativo para rescatar a David y Miguel.

Durante este proceso han descubierto la gran cantidad de casos similares que existen en nuestro país. “Desgraciadamente uno no se da cuenta hasta que te pasa, me arrepiento de haber sido tan ciega antes de esto a todo lo que está pasando a nuestro país”, comenta Deborah.

Mientras el gobierno federal se esfuerza en resolver casos de importancia como los calcetines de EPN, en el país se multiplican los secuestros, las desapariciones forzadas y el crimen en general. Mientras por la tele nos quieren hacer creer que todos podemos ser “Pepe y Toño”, exitosos y felices empresarios; en realidad la mayoría de nosotros estamos  cada día más propensos a ser “David y Miguel”. #Política Ciudad de México