Como cada año, la ceremonia del Grito de Independencia fue transmitida por los canales de televisión abierta. En la transmisión, se puede apreciar una pancarta hecha de camisetas con la leyenda “Peña Asesino”. Esto sucedió cuando #Enrique Peña Nieto mencionó al héroe de la independencia Hermenegildo Galeana.

Por otra parte desde el medio día, el zócalo de la ciudad de México fue bardeado por vallas para controlar el acceso al lugar. Hubo filtros de acceso en los cuales, fueron colgados anuncios que indicaban: “Por su propia seguridad y la de los demás, toda persona que ingrese a la plancha del zócalo deberá ser revisada”, incluyendo a menores de edad. Claro dicha revisión deberá ser llevada a cabo por los padres de los menores. En la celebración del año pasado los niños y niñas fueron revisados por agentes de la policía, acto que causó polémica e indignación en redes sociales, tanto que se abrió una investigación por parte de la Comisión Nacional de Derechos humanos (CNDH). En ese mismo año, el entonces Comisionado Nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido, afirmó que: “las revisiones se realizaron con cuidado, respeto y apego a los derechos humanos”.

También se reportó el ingreso de cientos de personas procedentes de Ecatepec, Coacalco y Cuautitlán en el Estado de México, quienes arribaron al zócalo de la ciudad en varios camiones, sin antes ser revisados por la policía que resguardaba el lugar. Los visitantes disfrutaron de la presentación de “La Arrolladora Banda El Limón”, espectáculo que fue totalmente gratuito, junto con comida y el transporte, que fue lo que les prometieron a los visitantes.

Mientras tanto, en el estado de Guerrero, el municipio de Tixtla, suspendió las actividades de la celebración del Grito de Independencia, en apoyo a las familias de los 43 normalistas desaparecidos. En el puerto de Acapulco integrantes de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación (CETEG) y del Movimiento Popular Guerrerense llevaron a cabo una marcha y su propio “Grito Popular” en una plaza ubicada sobre la franja turística de la zona. El gobierno estatal de Guerrero, decidió que este año cambiaría la sede del grito, al Palacio de Gobierno y no en el zócalo de Chilpancingo, donde los padres de los 43 desaparecido harán su propia ceremonia.  #Política Ciudad de México #Política Guerrero