El Instituto Nacional Electoral a través de su consejero presidente Lorenzo Córdova, confirmó la pérdida de registro del Partido del Trabajo y del Partido Humanista.

 

La resolución, todavía puede ser reclamada ante el Tribunal Electoral Federal por ambos partidos. Dicha institución tendrá la última palabra en este caso.

 

Lorenzo Córdova afirma que dicha decisión está apegada a derecho y en base a la legislación electoral actual que rige en dicho organismo.

 

Estas reglas electorales provienen de la Reforma Electoral del 2014 en donde se asegura que todos los partidos políticos deberán de obtener el 3% de la votación nacional para conservar con ello su registro.

 

El no haber logrado dicho porcentaje por parte de ambos partidos en las pasadas elecciones, trajo como consecuencia la decisión del INE de retirarles el registro.

 

Lorenzo Córdova, también ha confirmado y defendido la solicitud del presupuesto 2016 que asciende a casi 15 mil millones de pesos y aclaró que dependerá de la Cámara de Diputados, la decisión de otorgar dicho presupuesto o de realizar los ajustes necesarios.

 

El INE es una de las tantas instituciones que a nosotros como sociedad, nos cuestan en exceso su operación.

 

La perdida de registro de ambos partidos aunque lamentable para la vida democrática de la Nación, debería de ayudar a hacer menos pesada la carga presupuestal solicitada.

 

La población está cansada de tener que mantener a estos partidos políticos pequeños que por su nula actividad y poco arraigo entre la sociedad, únicamente generan gasto y desvío de recursos que bien podrían servir para otras actividades y necesidades nacionales tales como la construcción de escuelas, hospitales, seguridad, etc…

 

Lamentamos la decisión del INE hacia estos partidos, pero al mismo tiempo la aplaudimos ya que se reconoce el hecho del cumplimiento de las leyes electorales, aunque éstas medidas no sean parejas para todos, tal es el caso del Partido Verde que ha presentado múltiples anomalías que bien pudieran ser motivo de pérdida del registro, sin embargo por su cercanía con el partido en el poder (PRI), “casualmente” no se ha ejercido ninguna acción en contra de ellos, salvo multas económicas.

 

La sociedad podrá compartir conmigo el deseo de que ya no se den de alta más de estos partidos políticos insignificantes, que siempre aparecen como alianza a los grandes partidos para subsistir, no cuentan con una ideología propia que generen valor a la vida democrática del país y principalmente, solamente exprimen dinero del presupuesto federal que a muchas familias mexicanas no les caería nada mal en estos tiempos de crisis económica. #Gobierno #Elecciones 2015