En México desparecer, a manos del estado o de particulares, se ha vuelto costumbre. Antes oíamos hablar de países lejanos o de otros tiempos durante las dictaduras militares en Latinoamérica. Pero ahora se trata de nuestro presente, nuestro país y podrían ser nuestra familia o amigos. No se trata de ser alarmistas, pero sí: la desaparición forzada en México es una práctica cada vez más frecuente. Por eso, en el marco del Día Internacional de la Víctimas de Desapariciones Forzadas, no está de más detenerse a reflexionar y, sobre todo, tomar acciones concretas para frenar la escalada de violencia en la cual vivimos.

El 21 de diciembre de 2010 la ONU reconoció oficialmente el 30 de agosto como el Día Internacional de las Victimas de Desapariciones Forzadas. Desde ese mismo año comenzó en México la Campaña Nacional Contra la Desaparición Forzada, la cual documenta, denuncia y sensibiliza a la población en general sobre esta situación. Durante el #Gobierno de Felipe Calderón esta Campaña documentó 53 casos de desaparición forzada en contra de personas defensoras de los derechos humanos. Esta cifra ya rebaso los 81 casos en lo que va del sexenio de Enrique Peña Nieto.

Con motivo de este día la citada Campaña, con el apoyo de otras organizaciones de lucha contra los desaparecidos, organizaron una serie de actividades en la ciudad de México. El 30 sábado 30 de julio se llevó acabo un mitin y acto político cultural en el Hemiciclo a Juarez, en el cual además de hacer conciencia sobre el tema se contó con la participación del enlace CereSon. El domingo 31 se realizó un mitin frente a la suprema corte de justicia, el cual tuvo además el objetivo de recordar los casos de Edmundo Reyes Amaya y Gabriel Alberto Cruz Sánchez, quienes fueron desaparecidos en 2007 por elementos del ejército y recién en junio del 2014 se giró una orden el Poder Judicial de la Federación para iniciar su búsqueda en instalaciones militares; sin embargo hasta la fecha no se ha hecho efectiva esa orden, según demanda Nadín Reyes Maldonado, familiar y activista del Comité de Familiares de Detenidos Desaparecidos “Hasta Encontrarlos”.

Finalmente, el 3 de septiembre se llevará caminata frente al Senado para hacer entrega en el mismo de la propuesta de Ley General para Prevenir, Investigar, Sancionar y Reparar la Desaparición Forzada de Personas y la Desaparición de Personas cometidas por particulares. Esto en el marco de la próxima promulgación de la  Ley General de Desapariciones Forzadas.

Sobre este mismo aspecto se pronunció este domingo la Oficina de la Naciones Unidas por los Derechos Humanos en México e hizo un llamado a las autoridades para que: “La futura ley general sea el resultado de un proceso de inclusión, participación y consulta con las víctimas, sus familiares y las organizaciones de la sociedad civil que les acompañan”. Cabe mencionar que apenas en abril pasado la Cámara de Diputados aprobó una reforma constitucional que faculta al Congreso para expedir leyes generales sobre desaparición forzada y tortura.

Aunque la desaparición forzada en nuestro país no es una noticia reciente, se volvió un tema de agenda internacional después de la desaparición y muerte de los 43 estudiantes de Ayotzinapa. Caso que le ha dado la vuelta al mundo, ha puesto los focos de decenas de organizaciones internacionales de derechos humanos en nuestro país, pero que a punto de cumplirse un año de este caso, sigue sin darse respuestas claras y mucho menos castigo a los responsables.

“Lejos de ser una práctica empleada por las dictaduras militares tan solo en tiempos pasados, hay algunos Estados que siguen recurriendo a las desapariciones forzadas”, señaló este domingo en un mensaje en su sitio de internet el Secretario General de la ONU.

Y no hay duda, entre esos ‘algunos’ estamos nosotros. México es ya un referente internacional en el tema de desapariciones forzadas. No es para enorgullecernos. #Solidaridad #Política Ciudad de México