Con motivo del próximo aniversario de la Independencia de México, el pasado día 9 de Septiembre, la Presidencia de la República anuncio que sería cancelada la tradicional cena en Palacio Nacional para festejar dicho acontecimiento y que se realiza posterior a la ceremonia del grito realizada por el Presidente de la República,

 

Este anuncio fue expresado por motivos de austeridad debido a los problemas económicos por lo que atraviesa el país.

 

Sin embargo, en contraste permanece inalterable la adquisición del nuevo avión presidencial que tiene un costo de $ 6,769 millones de pesos

 

Guau!!! … No hay para los sopes y los antojitos mexicanos acompañados de deliciosas aguas de horchata y jamaica, pero si hay dinero para seguir con la compra de tan costo avión.

 

Aunque este avión fue adquirido por el entonces presidente Felipe Calderón en el año de 2009, es de llamar la atención el doble discurso del actual gobierno, quien por un lado dice actuar con responsabilidad y se “Aprieta el cinturón” por motivos de austeridad y por el otro lado continúa con la compra de un avión que más que parecer una solución de seguridad o transporte, parece más bien otra burla al pueblo de México que cada día le alcanzan menos sus ingresos para vivir.

 

El nuevo avión que lleva por nombre el de José María Morelos y Pavón y que será usado a partir de este mes de septiembre, lleva por matrícula la XC-MEX de la Fuerza Aérea Mexicana, más conocido como el TP-01

 

Es un Boing 787-8 será liquidado en los próximos 15 años.

A la fecha se han pagado 316 millones 99,420 pesos equivalentes a solo el 4.6% del costo total.

 

Entre las características principales de este avión destacan su capacidad para llevará a tan solo 66 pasajeros y sus medidas permiten incorporar baños, pasillos y asientos más amplios.

 

Usa tecnología para reducir la contaminación por sonido en los aterrizajes y despegues; Tiene un peso de entre 101 y 115 toneladas sin carga en comparación de que es capaza de despegar con un peso de carga de entre 165 a 244 toneladas.

 

Tiene la capacidad de almacenamiento de combustible para hacer viajes largos sin escalas del tipo New York – Atenas ó Tokio – Los Ángeles a una velocidad promedio de 912 km/h.

 

Cabe también destacar que dicho avión en comparación, es más caro que el mismo Air Force One del Presidente de los Estados Unidos de Norteamérica Barack Obama que tiene un costo de tan solo $ 4,599 millones de pesos, es decir $ 2,170 millones de pesos menos.

 

Ya entrado en comparaciones, el Sultán de Brunei utiliza un avión Airbus A-340 valuado en $ 5,710 millones de pesos; el avión del Presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, tuvo un costo de $ 845 millones de pesos y el del Presidente de Bolivia, Evo Morales costó $ 494 millones de pesos y todos vuela igual y llegan a los mismos destinados.

 

Entonces a todo esto ¿Dónde quedo la austeridad? ¿Cómo se entiende que por un lado nos digan que se van a “apretar el cinturón” en el gobierno federal y por el otro lado se siga manteniendo una compra de tal magnitud?

 

El hecho de cancelar una cena de festejo de la independencia, no va a lograr destinar esos recursos a obra pública necesaria para la sociedad y si en cambio la cancelación o postergación del pago de dicha aeronave, podría ayudar a enviar recursos a otras áreas de importancia nacional.

 

¿Qué se podría hacer con esa cantidad de dinero para mitigar las carencias económicas y alimenticias del pueblo de México?

 

No es posible seguir manteniendo esos despilfarros presupuestales cuando tenemos un país inmovilizado por la falta de inversión y el pésimo desempeño económico a raíz de la tan nombrada Reforma Hacendaria.

 

“Farol de la calle y oscuridad de su casa” #Finanzas #Enrique Peña Nieto #Aviones