Tras una investigación de 6 meses llevada a cabo por expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, se dio a conocer uno de los resultados más esperados por la sociedad.

 

Los cuerpos de los 43 #Estudiantes desaparecidos de Ayotzinapan, no fueron incinerados en los basureros de Cocula, como lo había confirmado la Procuraduría General de la República (PGR) en su momento con la “verdad histórica” anunciada por Jesús Murillo Karam en su carácter de Procurador en ese momento.

 

El día de hoy domingo 6 de septiembre, el informe confirma que tras un peritaje realizado por peritos especialistas, dicha acción nunca pudo haber sido posible.

 

Las investigaciones se realizaron con un grupo de expertos en el arte de la ciencia del fuego, quienes llevaron a cabo las condiciones idóneas para quemar un cuerpo.

 

Se aseguró que para llevar a cabo tal acción de incinerar un cuerpo, se requiere de un horno crematorio y de aproximadamente 120 minutos para lograr tal objetivo.

 

En otro punto se destaca que para quemar una llanta al aire libre, se requiere de 60 horas para terminar el proceso, tirando de esta forma la declaración de los detenidos del caso, quienes aseguraron que ellos solo estuvieron 16 horas en el lugar y que habían utilizado entre 10 y 15 llantas para quemar los cuerpos.

 

Se aclaró que se necesitan 650 kilogramos de madera para poder quemar un cuerpo.

 

Es decir, tanto las cifras de tiempo de quemado que no concuerdan, así como la falta de pruebas que apoyen que tal acción se llevó a cabo, han provocando la caída de dicha mentira oficial, que afirmaba que los 43 estudiantes habían sido detenidos por policías municipales y entregados a miembros de una organización delictiva, siendo ellos quienes llevaron a cabo la quema de cuerpos en dicho basurero.

 

Los expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, aseguraron que la hipótesis de la incineración de los 43 muchachos en este basurero, no puede ser confirmada.

 

Adicionalmente se destacó el punto que confirma la participación del crimen organizado en los hechos, provocando que la SEIDO atraiga la investigación.

 

Al conocerse dicho informe, el Presidente Enrique Peña Nieto, instruyo a las diversas dependencias de #Gobierno a analizar las recomendaciones del informe.

 

Igualmente la Procuradora General de la República, Arely Gómez, informó que las investigaciones sobre el caso se seguirán hasta sus últimas consecuencias y se solicitará la realización de un nuevo peritaje.

 

Por su parte el Secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong, afirma que el reporte dado a conocer por la CIDH, será analizado manteniendo así plena apertura y compromiso con la transparencia

 

Mientras estos resultados se analizan, la sociedad exige respuestas serias y objetivas, sin ser escuchada.

Los familiares de los estudiantes y todo el pueblo de México, nos seguimos preguntando: ¿Dónde quedaron los 43 normalistas?

 

La “verdad oficial de la PGR” fue realizada de forma irregular, perdiendo y destruyendo pruebas clave en la investigación y ha sido refutada el día de hoy con una investigación seria y objetiva por parte de los expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

 

Esperamos que la Presidencia de la República, la Procuraduría General de la República y la Secretaría de Gobernación, asuman su responsabilidad como instituciones y lleven a cabo eficientemente las investigaciones necesarias para ofrecer respuestas y no “verdades históricas” que ya hemos visto a lo largo de los tiempos que siempre son mentiras disfrazadas de resultados oficiales. #Solidaridad