En una acción conjunta que llevaron a cabo la Procuraduría General de la República (PGR), el Sistema de Administración Tributaria (SAT) y la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) se realizo el decomiso de botellas con bebidas alcohólicas adulteradas, más grande de los últimos 7 años.

 

Un millón quince mil litros de litros de bebidas adulteradas, fue el resultado del operativo, que se llevó a cabo en las instalaciones de la que se hace llamar “Compañía Vinícola Club Cuarenta y Cinco, S. A. De C. V. cuyas instalaciones se encontraban en la colonia Granjas México de la delegación Iztacalco del Distrito Federal.

 

Es de llamar la atención que dicha empresa funcionaba con toda la infraestructura y procesos que la identificaban como un negocio establecido y legal, ya que contaba con su sistema de producción para producir el alcohol adulterado y una red de distribuidores quienes colocaban el producto en el mercado. Dichas instalaciones fueron clausuradas por las autoridades, una vez concluido el operativo.

 

El titular de la COFEPRIS, Mikel Arriola, aseveró que este decomiso es considerado el de mayor importancia por su cantidad de litros obtenidos, que se haya llevado en la presenta administración a lo que Aristóteles Sandoval, titular del SAT, confirmo que este decomiso era el mayor realizado en los últimos siete años.

 

En el operativo se obtuvieron 30 mil litros de alcohol etílico que carecían del lote de producción, ni acreditación de rastreabilidad como establece el acuerdo de Alcohol, además de 985 mil 145 litros de bebidas adulteradas que se encontraban en ese momento, en proceso de producción además de otra cantidad de bebidas que no se pudo comprobar su origen de producción ni su fabricación lícita.

 

Estas bebidas que son vendidas en bares, restaurantes o en tiendas de abarrotes de baja reputación, generan severos problemas de #Salud entre quienes lo consumen, algunos síntomas son alteraciones visuales, mareo, dolores de cabeza, convulsiones, daños irreversibles al corazón, hígado y en caso extremos es muy posible que se pueda llegar hasta el fallecimiento de la persona que lo haya consumido.

 

Es importante que como consumidores, sepamos reconocer cuales son este tipo de bebidas adulteradas y evitar así el riesgo de algún daño personal.

 

Todas la botellas de bebidas alcohólicas que se venden en el país deben de contar con un marbete verde en caso de ser producidas en el país o un marbete de color azul en el caso de las bebidas importadas.

 

Este marbete debe de contener un código QR el cual puede ser escaneado mediante un teléfono inteligente y cuya información se puede verificar en la página del SAT. Éste código deberá de estar adherido a una superficie plana y no deberá de presentar ralladuras, dobleces o signos de alteración o daño visual.

 

Al igual que los billetes, los marbetes que se incluyen en las botellas cuentan con diversas protecciones entre las que podemos mencionar el hecho de contar con un elemento de seguridad que cambia de color; relieves con tinta que mancha al frotarlos y que se sienten al contacto con las yemas de los dedos; el diseño incluye diferentes motivos prehispánicos como son las grecas de la zona arqueológica de Mitla; también poseen microtextos que no son legibles a simple vista y que incluyen las palabras México y SAT.

 

Todas estas medidas de seguridad garantizan al consumidor, el origen legal de las bebidas que se compran o consumen, sin embargo como siempre la prevención siempre será la mejor opción, al no consumir o comprar este tipo de bebidas alcohólicas en sitios de dudosa calidad o de mala reputación.

 

Nos congratulamos de este tipo de acciones por parte de la autoridad y esperamos que se sigan realizando este tipo de acciones coordinadas entre las diferentes dependencias de gobierno, por el bien de la ciudadanía. #Política Ciudad de México