Niños trabajando en malas condiciones

Es evidente que los menores trabajadores siempre han existido y no solo en México, también en todo el mundo, lamentablemente los pequeños sienten esta realidad como algo normal, hasta indican que no laboran mucho, en contraste pretendo destacar a los pequeños mineros de Coahuila, quienes sienten que ganar entre $800 y $1000 semanales está bien y es adecuado para sus necesidades básicas.

Los niños trabajan en condiciones de inseguridad, no tienen las prestaciones básicas de ley y mucho menos están registrados ante el alguna instancia de salud, no cuentan con el material necesario para laborar como uniforme o zapatos adecuados para poder entrar en las minas, lo único que se les proporciona es una carretilla para sacar el carbón del lodo.

La directora de la organización Familia Pasta de Conchos, Cristina Auerbach Benavides, menciona que ha denunciado la forma ilegal de trabajo de los menores, y comenta que se  ha llamado al gobernador Rubén Moreira para revisar dicha situación, quien indica que no tiene las facultades para actuar.

Familia Pasta de Conchos señala que el #Gobierno de Coahuila compra carbón a más de 20 coyotes, todo ello de forma clandestina, para ocuparlo en la Comisión Federal de Electricidad.

Actuar de forma legal

Existe un empresario del carbón, dueño de la Minera Jipa, llamado Eduardo Aguirre Jiménez, que está completamente en contra de tener a los pequeños trabajando en las minas, hasta indica que es algo que el gobierno debería perseguir y castigar.

Eduardo Aguirre en su empresa tiene laborando aproximadamente a 58 personas, cada una cuenta con las prestaciones de ley y están registradas ante el Seguro Social, menciona que le han llegado a pedir trabajo menores y el solo repite "en mi empresa  no entran infantes, ni adultos sin seguro".

Familia Pasta de Conchos

Es una organización que nace en el año 2006, a partir del incidente en la Mina 8, en la que colapsaron varios túneles en la mina de Carbón de la Unidad Pasta de Conchos.

Esta organización en un inicio tenía como tema primordial a las 63 viudas y para el primer memorial se habían contabilizado a más de 600 familiares directos (entre ellos hijos, padres, tíos, hermanos y abuelas) afectados por la tragedia.

Durante ese primer memorial y durante dos años siguientes para que las autoridades y la empresa reconocieran el daño hecho por Grupo México, se dieron a conocer como Familia Pasta de Conchos.

Fue hasta 2009 que se inició la incorporación de nuevos casos y de familias para ayudar a las investigaciones de siniestros en minas. #Descubrimientos