Un nuevo escándalo se ventila en los medios a causa de las ostentosas propiedades que algunos altos funcionarios del #Gobierno mexicano tienen y que mueven a la suspicacia, por las estratosféricas cifras de dinero que significa su posesión. Es el turno del gobernador de Oaxaca, Gabino Cué Monteagudo.

Cué, que llegó a la gubernatura de Oaxaca gracias a la alianza PAN-PRD, es señalado por el artista plástico Sergio Hernández de ser el propietario de una residencia valuada en 7 millones de dólares, ubicada en calle Puente del Obispado sin número, en el privilegiado fraccionamiento Puente de Piedra en la ciudad de Oaxaca, y donde además se han avecindado también varios de sus secretarios de gobierno.

Hernández asegura que la obra fue construida en 2007 por la arquitecta Renata Elizondo, en cuya página en internet se puede apreciar la construcción, que consta de tres niveles; y agregó que Cué tiene otra propiedad de lujo en Puerto Escondido y un edificio en Polanco, en la Ciudad de #México.

El pintor, que junto con su colega Francisco Toledo encabezan un movimiento de resistencia en Oaxaca contra la construcción del Centro Cultural y de Convenciones de Oaxaca (CCCO) en el Cerro del Fortín, ha lanzado reto a Cué para que dé a conocer el origen de los recursos con los que adquirió la ostentosa residencia, que contrasta con las múltiples necesidades de los oaxaqueños, y pone de ejemplo la austeridad con que operan los modestos hospitales públicos de Oaxaca.

El vocero del gobierno oaxaqueño, Miguel Muñoz, ya salió al paso para desmentir a Hernández: “Desmentimos que tenga esa propiedad, no es del gobernador ni siquiera a través de prestanombres…”, señalando que si hubiere alguna aclaración, no se hará a través de los medios de comunicación. “No hay casa ni edificio. Quien acusa o denuncia tiene la carga de la prueba”, sentenció Muñoz.

Es necesario señalar que tanto Sergio Hernández como Francisco Toledo denunciaron que han recibido amenazas del gobierno de Cué por su oposición a la construcción del CCCO, por lo que la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) ha recomendado a la Fiscalía General y a la Secretaría de Seguridad Pública medidas cautelares para proteger a los artistas.

Antes fue la “casa blanca” propiedad de la primera dama Angélica Rivera, que arrastró miles de críticas a la pareja presidencial; también fue cuestionado el secretario federal de Hacienda, Luis Videgaray, por un inmueble de su propiedad en Malinalco, y aunque el presidente Enrique Peña Nieto ordenó una investigación del caso al organismo de la Función Pública, y de la cual fue recientemente exonerado, la opinión pública ha manifestado su rechazo a la resolución por considerar que adolece de imparcialidad. #Política Ciudad de México