El ring de los dimes y diretes así como de los múltiples ataques personales e institucionales, está empezando a tomar forma de pelea de box, muy al estilo del Caesars Palace de las Vegas.

 

En la esquina roja con chorrocientos años a cuestas de colmillo político y con pantalón moreno, Andres Manuel “El Peje” Lopéz Obrador.

 

En la otra esquina, con menos años políticos y con pantalón azul, Ricardo “El Pollo” –según #AMLO- Anaya.

 

La pelea será a 2 años, se aceptan golpes bajos, verdades, infundios y todo lo que sea valido para desprestigiar al contrario y llamar la atención de la prensa antes de las próximas elecciones del 2018.

 

Tal pareciera que el escenario político de nuestro país, siempre se tiene que vestir de debates y palabrarerías de todos los actores que tienen como objetivo buscar los reflectores de la sociedad.

 

Como respuesta a Ricardo Anaya, quien acusó al Peje de ser machista tras haberse expresado de Margarita Zavala, como una mujer extensión de Felipe Calderón, el susodicho presidente, líder moral y gurú de su propio partido MORENA, Andrés Manuel López Obrador, respondió que no se enfrentaría a un debate con Anaya, ya que lo considera un aprendiz de mafioso y muy “pollo” como para entablar una discusión de alto nivel con él, a lo que aumentó que preferíría entablar dicho debate con el expresidente Carlos Salinas de Gortari, sabedor de que eso nunca sería posible.

 

Posteriormente AMLO, negó su declaración sobre la señora Margarita Zavala y acotó que lo único que había dicho, es que ella se había quedado callada cuando en las pasadas elecciones del 2006, su esposo le había robado la presidencia.

 

Ante tal negativa, el dirigente del PAN, Ricardo Anaya, comentó que es muy probable que el Sr. López no quiera debatir con él por miedo a las nuevas ideas y que bajo su gestión, el partido combatirá los populismos mesiánicos de izquierda y de derecha, haciendo alusión también al “bufón y fanfarrón” –así lo llamó- de Donald Trump al que considera enemigo público.

 

Por su parte Margarita Zavala, enfatizó que la declaración del Peje es machista y que consideraba que no era propia hacia ella sino más bien dirigida al genero femenino, para lo cual confirmó que el 51% del padrón electoral son mujeres y que un alto porcentaje son menores de 40 años.

 

Ante estas declaraciones, reina el silencio por parte del Peje quien bien le convendría cambiar su discurso político ya que tanto los jovenes como las mujeres de nuestro país, son la fortaleza que puede tener el país para su desarrollo.

 

Su prepotencia y desprecio a las instituciones y personas bajo el escudo de luchador social que demuestra constantemente el Sr. López, son solo la muestra de lo que pudiera ser si llegara a la presidencia de la República.

 

Los resultados de esa filosofía política se ven en países como Cuba, Venezuela y Bolivia en donde los niveles de calidad de vida son extremadamante bajos generando pobreza al pueblo y destruyendo toda posibilidad de desarrollo económico y personal para su gente.

 

Valdría la pena romper con los paradigmas de que solo un hombre mayor puede llevar a nuestro país por el camino del bienestar social.

 

Tanto las mujeres como los jovenes podrían tener otra visión de la realidad económica del país y generar nuevas y frescas ideas que nos ayuden a lograr el crecimiento y desarrollo que tanto hemos soñado y aspirado por décadas en nuestro país.

 

La solución no se ve fácil, en esta guerra sucia todo puede ser usado en contra de quien hable, es por ello que la precaución e inteligencia en las declaraciones hará la diferencia en la percepción de imagen entre la ciudadanía. #Gobierno #México