Digno del personaje más importante del planeta, el nuevo Hangar Presidencial, junto con el Boeing 787-9 Dreamliner de super lujo, tendrán un costo de 7 mil 746 millones 750 mil 777 pesos, aproximadamente al cambio actual, 500 millones de dólares.

El titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Gerardo Ruiz Esparza, informó que el hangar estará terminado antes del 30 de noviembre, ya que actualmente sólo están afinando los últimos detalles y que la magna obra está a cargo del Aeropuerto de la Ciudad de #México (AICM) y resguardo del Estado Mayor Presidencial.

Los planos de la obra y su contrato son información clasificada por 12 años al considerarse asunto de seguridad nacional, pero trascendió que las instalaciones del nuevo hangar constituirán una base del Estado Mayor Presidencial y que contemplan un complejo de varios edificios con helipuerto para 6 aeronaves, 2 salones para pasajeros, estacionamiento con capacidad para 520 vehículos, área administrativa, almacén, comedor, alojamientos y algunas canchas deportivas, en fin, todo lo necesario para que quienes ahí laboren, también puedan residir.

La remodelación del hangar fue encomendada por adjudicación directa a Concretos y Obra Civil del Pacífico, filial de Higa, la misma empresa que construyó la popularmente conocida como “Casa Blanca” de la primera dama Angélica Rivera y la residencia de Luis Videgaray en Malinalco, en el Estado de México.

Originalmente se había establecido la entrega del nuevo hangar para fines de agosto de este año y el avión presidencial para mediados de septiembre, sin embargo, ambos llevan un retraso de varios meses, así como un incremento en el presupuesto de 23 por ciento.

Desde 2012, durante el mandato de Felipe Calderón, se iniciaron las negociaciones para la compra de la supernave, luego de los lamentables decesos de los secretarios de Gobernación Juan Camilo Mouriño, en 2008, y Francisco Blake Mora, 2011, en sendos accidentes aéreos, lo que dio pie para que Calderón considerara necesario adquirir un nuevo avión presidencial con mayores niveles de modernidad, como un asunto de “seguridad nacional”.

El Boeing 787-9 tiene una capacidad para 280 personas y podrá realizar viajes directos sin necesidad de escalas, pues puede recorrer sin problemas casi 16 mil kilómetros. Para accesar al nuevo hangar se han implementado medidas de seguridad de vanguardia, mediante un registro con huellas digitales, rayos X y perros entrenados, entre otras.

En enero de 2016 se tiene planeada una gira del presidente Enrique Peña por Suiza y algunos países asiáticos, viaje con el que seguramente se estrenarán las nuevas instalaciones del remodelado hangar y, por supuesto, el super-avión presidencial. #Gobierno #Enrique Peña Nieto