Luego de que la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) solicitara la liberación de una orden de aprehensión contra el ex diputado federal, Arturo Escobar y Vega, éste se retiró de su cargo actual en la Secretaría de Gobernación.

La Fepade realizó una investigación durante seis meses por delitos electorales debido a la entrega de 10 mil tarjetas Premia Platino en las pasadas elecciones del 7 de junio de este año. Dichas tarjetas tenían beneficios económicos en tiendas departamentales y restaurantes.

La acusación es porque el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) adquirió de manera ilícita la base de datos del Instituto Nacional Electoral (INE)  ya que dichas tarjetas llegaban a los domicilios de los ciudadanos con sus datos al frente de la correspondencia y con esto realizaban la supuesta compra de votos.

Al renunciar a su cargo como subsecretario de Prevención y Participación Ciudadana de la Secretaría de Gobernación, Escobar y Vega emitió un comunicado en el cual se dijo “inocente” y que facilitaría el curso de las investigaciones para que el proceso se conduzca con transparencia; sin embargo, aclaró que todavía no ha sido requerido por ninguna autoridad judicial.

Ante esto, su partido anunció que respalda completamente al ex funcionario y que esta podría ser una campaña de venganza de otros partidos políticos de izquierda.

Cabe recordar que en el 2009, Arturo Escobar y Vega fue detenido en el aeropuerto internacional de Chiapas con una maleta que contenía 1 millón 100 mil pesos en efectivo. Durante el interrogatorio, el entonces Senador argumentó que no traía nada en la maleta, luego cambio la versión en diferentes ocasiones asegurando que la maleta era de la persona con la que iba y al final que el dinero era de una casa que vendió.

No se probó que esos recursos fueran adquiridos de manera ilícita por lo que quedó en libertad.

En las elecciones presidenciales del 2012 y las de este año, el #PVEM fue el que tuvo más acusaciones por supuestos rebases de topes de campaña, entregar tarjetas de descuento, mochilas, boletos del cine, propaganda en radio y televisión masivos y fuera de tiempo, y en pleno día de las elecciones con mensajes de actores públicos famosos pidiendo votación para el partido que dirige.

Por el delito que se le imputa podrá pasar de 5 a 15 años en prisión o pagar hasta cinco mil días de multas. Aún falta esperar 10 días a que el juez dicté la resolución al respecto. #AMLO #Elecciones 2015