Acompañado por sus colegas del cuerpo diplomático acreditado en México, funcionarios públicos, invitados especiales y amigos el embajador de Australia en México, Tim George, anunció el fin de su misión diplomática en nuestro país.

La residencia del embajador de Australia, en la ciudad de México, fue sede de una fiesta de despedida la cual fue amenizada con música de mariachi y antojitos, elementos de la cultura popular mexicana por los cuales el embajador desarrolló un gusto y cariño muy especial durante su misión diplomática en México.

Por su parte el vicedecano del cuerpo diplomático y embajador de República Dominicana en México, Fernando Pérez Memén, dirigió un mensaje de despedida para su colega Tim George en el cual admiró su empatía como una cualidad importante en el servicio diplomático así como en la vida cotidiana. Asimismo se refirió al embajador de Australia como a un hermano del alma a quien sus colegas extrañarán.

Fernando Pérez Memén otorgó al embajador australiano un obsequio de despedida y deseó un buen retorno a Australia acompañado por su esposa, Geraldine George, con quien regresará a su país después de 15 años.

En su oportunidad Tim George agradeció la presencia de sus invitados así como su amistad. Del mismo modo calificó su estancia en México como fantástica “México es un gran país, un lugar maravilloso y mágico al cual mi esposa y yo vamos a extrañar mucho” declaró el embajador quien reconoció los retos nacionales así como sus positivas relaciones internacionales.

En ese sentido el embajador reconoció la relación de Amistad entre México y Australia a quienes calificó como socios naturales entre quienes existe una sólida relación de amistad y cooperación la cual se fortalece cada día.

Finalmente Tim George reconoció el apoyo y cariño brindado por su esposa Geraldine “Mi esposa es mi copiloto en cada viaje y mi mejor asesora, sin ella nada de esto hubiera sido posible” afirmó el embajador.

El embajador Tim George presentó sus cartas credenciales al presidente Enrique Peña Nieto  en febrero de 2013. #Crónica Ciudad de México #Cultura Ciudad de México #Sociedad Ciudad de México