Ha pesar de ser un documento que en el futuro tendrá un valor incalculable, la entrevista que realizaron Sean Penn y Kate del Castillo a Joaquín Guzmán Loera “El Chapo”, es hoy motivo de críticas y análisis.

Por las circunstancias de cómo nació dicho video, naturalmente nunca podrá competir ni ser nominada en los premios que otorga la Academia de Artes y las Ciencias Cinematográficas (AMPAS, por sus siglas en inglés) más conocidos como los Oscar.

El asunto no es la mala calidad de imagen y sonido de celular con el cual se realizó, sino el protagonista de la entrevista quien era uno de los delincuentes y narcotraficantes más buscado a nivel mundial.

Sin embargo el video tiene precisamente ese valor, el que de alguna u otra forma dos personas civiles, hayan tenido la oportunidad de contactar y entrevistarse personalmente con el capo, en el momento en que éste era prófugo de la justica y buscado arduamente por cielo, mar y tierra. 

Aunque ha salido a la luz pública la evidencia que demuestra que Kate del Castillo tenía comunicación previa con él, no deja de ser una aventura digna de una película de Hollywood el hecho del traslado, viaje y reunión con una persona que por las características que se nos ha dicho, pudiera haber sido agresiva o peligrosa con sus visitantes.

Una historia increíble que solamente los protagonistas sabrán donde termina la verdad y donde inicia la ficción.

Sin embargo al escuchar el video realizado en la entrevista, “El Chapo” más que parecer un hombre desalmado y peligroso, parece como si estuviera hablando cualquier mexicano que ha tenido que buscar la manera de salir adelante en un país que ha sido mal dirigido, ya que ningún gobierno ha sido capaz de crear las mínimas oportunidades de vida y crecimiento que se merece un ciudadano. 

Es de llamar la atención las diferencias en los hechos que están a la vista de todos y que vale la pena preguntar a los involucrados. El porque en la foto que se toma Sean Penn, dándole la mano a Joaquín Guzmán para darle veracidad a la entrevista, EL Chapo tiene bigote y está muy bien vestido con una camisa que ya ha llamado mucho la atención, más sin embargo en la entrevista grabada se vea un Chapo rasurado y con otro estilo de camisa.

El video por si solo tiene un valor documental que pasará a la historia y será objeto de estudio, el escuchar de viva voz de El Chapo, su manera de pensar y de ver las cosas, contestando preguntas perfectamente bien preparadas.

Corresponde ahora al Estado Mexicano el corroborar toda esta información y llevar a cabo las acciones que considere convenientes, sin embargo lo que si es un hecho es que el video y la recaptura son eventos que merecen estar en la entrega de los Oscares. #Cine #Cortometrajes