Aprovechando las ventajas que nos proporciona la tecnología en los tiempos modernos, el día de hoy 8 de enero, el presidente #Enrique Peña Nieto, saltándose todos los protocolos de información y seguridad anunció en un Twitter, la siguiente información: “Misión Cumplida: lo tenemos. Quiero informar a los mexicanos que Joaquín Guzmán Loera ha sido detenido” y agregó:

“Mi reconocimiento al Gabinete de Seguridad del Gobierno de la República por este importante logro a favor del Estado de Derecho en #México.

Joaquín Archivaldo Guzmán Loera más conocido como “El Chapo” es considerado el narcotraficante más peligroso y buscado por las autoridades tanto de México como de Estados Unidos por su alto nivel de poder en el manejo de drogas que le ha permitido obtener una fortuna millonaria.

Su carrera delictiva inició en la década de 1980 cuando se involucró con Miguel Ángel Félix Gallardo conocido como “El Padrino” quién en ese entonces, era el principal productor de cocaína en México.

Tiempo después, “El Chapo” decide romper con la organización de Félix Gallardo, trasladándose a Culiacán, en donde funda su propio Cártel.

Su primera detención fue en el año de 1993, cuando fue detenido en el puente internacional de Talismán en Guatemala y extraditado a México, ingresando al penal de Almoloya.

Dos años después en 1995, fue trasladado al penal de máxima seguridad en Puente Grande, Jalisco, en donde escapó por primera vez el 19 de enero del 2001, cuando era presidente de México, Vicente Fox Quezada.

A partir de ese instante se convirtió en el hombre más buscado por el FBI, después de Osama Bin Laden, líder terrorista de Al Qaeda, quien llevara a cabo los ataques a las torres gemelas de Nueva York.

En el año 2009, la revista Forbes incluyó a Guzmán Loera en su lista de las personas más ricas del mundo con una fortuna calculada en mil millones de dólares. Estuvo cuatro años en esta lista.

En ese entonces el #Gobierno mexicano ofrecía una recompensa de 30 millones de pesos mexicanos y el de Estados Unidos de 7 millones de dólares a quienes proporcionaran datos veraces para su captura.

El 22 de febrero del 2014, fue detenido “El Chapo” por elementos de la marina Armada de México, en Mazatlán Sinaloa, con la ayuda de elementos de la DEA y los Marshalls de Estados Unidos.

Dicha captura fue motivo de orgullo por parte del gobierno mexicano, sin embargo su detención el penal de máxima seguridad solo duró 1 año y 139 días.

Tras una segunda fuga muy al estilo de la mejor película de Hollywood, al haber construido un túnel –con ayuda externa, claro está- por donde pudo escapar del penal de máxima seguridad el altiplano el pasado mes de julio, su fuga fue motivo de críticas al gobierno mexicano por parte de la sociedad mexicana.

Se cuestionó duramente la seguridad y vigilancia de los penales, se habló de corrupción con las autoridades de los mismo y se pedía incluso la renuncia –que nunca llegó- del todavía secretario de gobernación Miguel Ángel Osorio Chong.

El día de hoy con el anuncio del Presidente Peña Nieto, se cierra otro capítulo en la vida delictiva de “EL Chapo”, sin embargo se abre otro en la historia ya que ahora corresponde a las autoridades mexicanas dar la certeza de que podrá volver a fugarse ya que de ser así pondría en duda y en burla a todo el estado de seguridad nacional una vez más.

“EL Chapo” ha sido un personaje que ha dividido opiniones, con crítica a favor y en contra 

Lo cierto es que era obligación del presidente Peña Nieto que durante su administración, se lograra la recaptura de “El Chapo” para poder levantar un poco su bajo nivel de credibilidad y aceptación dentro de la sociedad mexicana.