La atención de la Unión Americana estuvo concentrada el día de ayer en el estado New Hampshire mientras millones de votantes acudían a las urnas en el marco de las elecciones primarias de los demócratas y republicanos.

Durante las primarias en Iowa, la ex primera dama Hillary Clinton ganó con 49.9% de los votos al senador independiente de Vermont, Bernie Sanders quien obtuvo 49.6%. Del lado republicano, el senador de Texas, Ted Cruz se posicionó en el primer lugar con el 27.6% de los votos seguido de Donald Trump con 24.3%.

Ayer en New Hampshire, Bernie Sanders, quien se declara así mismo cono un socialista demócrata se llevó el triunfo con el 60.1% de los votos dejando a Hillary Clinton sólo con un 38.2%. Las sorpresas estuvieron del lado republicano; ya se estimaba que Trump se llevaría el primer lugar, la gran duda estaba entre quiénes quedarían en segundo y tercer lugar.

El gobernador por Ohio John Kasich logró el segundo puesto dándole respiro a su campaña que había pasado desapercibida entre la sociedad y los medios de comunicación. Con una votación cerrada dando un empate virtual, el senador texano Ted Cruz (11.7%) y Jeb Bush (11%), ex gobernador de Florida y hermano de Geroge W. Bush se quedaron con el tercer puesto.

Iowa y New Hampshire son los dos estados donde comienza oficialmente la carrera por la presidencia debido a las peculiaridades que tienen los ciudadanos en escoger a sus candidatos. Ambos estados son un botón de muestra para saber las preferencias del electorado y dan señales de quienes son los mejores ubicados para llegar a las Conferencias Nacionales que celebran tanto demócratas como republicanos para abanderar al candidato en la elección a nivel nacional en noviembre.

New Hampshire manda una señal clara al resto del país al dar como ganadores a dos personajes que no forman parte del "establishment" político ni se encuentran alineados con los intereses de Washington D.C. y Wall Street.

Trump se ha caracterizado a lo largo de su campaña por sus declaraciones en contra de los migrantes, y por ser políticamente incorrecto durante sus actos de campaña y en los debates. Del otro lado, Bernie Sanders, ha llamado la atención de los votantes jóvenes de clase media y su postura socialdemócrata despierta el interés por aquellos que no se identifican con Hillary Clinton.

Ahora las elecciones se mueven a Nevada para los demócratas y a Carolina del Sur para los republicanos donde ocurría el mismo proceso de elección.

La campaña por la presidencia de Estados Unidos no tiene aún definidos a los jugadores. Las piezas en el tablero continúan moviéndose y pronto escucharemos quién diga Jaque Mate. #Gobierno