El 13 de este mes el Departamento de Estado de EE.UU, presentó el informe anual 2015 que describe la situación de alta impunidad del sistema de la justicia en Colombia. A esta problemática se suman la corrupción, la discriminación social y los desplazamientos forzados de la población civil por parte de las bandas criminales.

Señaló el reporte que es “un sistema judicial ineficaz sujeto a la intimidación, limita la capacidad del #Gobierno para perseguir eficazmente a individuos acusados de violaciones de #Derechos Humanos, entre ellos exmiembros de grupos paramilitares".

Advierte que el sistema de justicia actual como está planteado es "ineficaz" para juzgar a la Fuerzas Armadas Revolucionarias de #Colombia (FARC), el Ejército de Liberación Nacional (ELN) y los antiguas grupos paramilitar.

Los grupos criminales siguen haciendo daños

El informe dedicó un apartado a la mayor banda criminal “Clan Úsuga”, nacida en el 2006 después de la desmovilización de los grupos paramilitares llamados las  Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) , están haciendo presencia en 22 de los 32 departamentos del país. 

Para algunas organizaciones defensoras de derechos humanos como Amnistía Internacional, los grupos paramilitares siguen atentando en contra de la vida de sindicalistas, defensoras de los derechos humanos, líderes indígenas, afrodescendientes, campesinos, organizaciones civiles de víctimas que buscan que se restituyan sus tierras despojadas.

En una investigación titulada Colombia: Amenazas de muerte contra defensores y defensoras de los derechos humanos y contra sindicalista, publicada el 13 de abril por Amnistía Internacional mencionó que, “los grupos paramilitares siguen actuando en Colombia pese a su supuesta desmovilización en un proceso promovido por el gobierno que comenzó en 2005”.

Describiendo que “los defensores y defensoras de los derechos humanos y los sindicalistas del departamento de Valle del Cauca, en el suroeste de Colombia, corren peligro tras haber recibido amenazas de muerte, aparentemente provenientes de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia”.

El Departamento de Estado concluye con la preocupación de que “el sistema no ha podido, generalmente, cerrar los casos de forma rápida y eficiente”.

Twitter  @21rubenmartinez

Blog   La hoja sin tinta