Seguramente las autoridades dirán a la opinión publica que las causas de la explosión en el complejo de pajaritos en la ciudad de Coatzacoalcos en el Estado de Veracruz, se debió a una fuga de gas como sucediera en la torre de Pemex en Marina Nacional, o presumiblemente a algún error humano de alguien que obviamente ya no tiene vida.

Si el Gobernador del Estado tuvo a bien buscar una foto en Google para ilustrar la tragedia aun sabiendo que no era real; si las cifras oficiales nos dicen que tan solo van 27 muertos cuando era cambio de turno, en una explosión que dejo destruida la zona de la refinería en cuestión, según se ha podido observar en las escenas grabadas por la prensa durante el recorrido del Presidente Peña Nieto a la zona del desastre, cualquier tipo de información asombrosa podría suceder.

Lo que si es cierto es que dicha explosión, sea cual fuera la causa se debe en gran medida al nulo mantenimiento que se le ha dado a las instalaciones de la Petrolera Estatal, a la que ahora se tiene que rescatar económicamente aún cuando su líder sindical goza de una cuantiosa fortuna por todos conocida.

Quienes hemos tenido la oportunidad de visitar la Planta de Pajaritos, hemos podido constatar el olvido en que se mantiene la operación de la planta y las condiciones por demás inseguras en las que el personal tiene que laborar por necesidad económicas.

En el año 1993, que visitamos el complejo, la ciudad de Coatzacoalcos, contaba con un cuerpo de bomberos compuesto por tan solo 8 elementos, quienes rogaban a Dios que nunca sucediera un evento explosivo de enorme magnitud, ya que la bomba de agua que portaban en sus camiones, se tenía que arrancar con un mecate.

Era triste ver como estos nobles ciudadanos que arriesgan la vida diariamente, se quedaba asombrados con una muestra de equipos de seguridad, a los que obviamente nunca iban a poder tener acceso.

Si por si fuera poco, en caso de existir una contingencia en la planta Pajaritos, se les tenía prohibido entrar a auxiliar, si no eran solicitados por el cuerpo de emergencias interno de la Planta.

¿Habrán cambiado las cosas después de 23 años? Después de ver las escenas de la explosión y la negativa del #Gobierno por proporcionar datos verídicos sobre la tragedia, sinceramente lo creemos imposible.

Sigamos viendo como se sigue manteniendo un elefante blanco que enriquece a tan solo unos cuantos, a costa del fallecimiento de seres inocentes cuyo único pecado era trabajar. QEPD #México #Corrupción