La nueva disposición del #Gobierno de la Ciudad de México de prohibir la circulación de los vehículos en la Ciudad de México, parece más bien una medida desesperada a los pésimos resultados del programa Hoy No Circula.

Debido a las contingencias ambientales de los últimos días en la Ciudad de México y su zona conurbada, La Comisión Ambiental de la Megalópolis (CAMe) informó las nuevas medidas que aplicarán a partir del próximo 5 de abril.

Las medidas que se presentaron como temporales, implica el que todos los autos que circulan en la ciudad, sin importar el tipo de holograma que ostenten ya sea 0, 00, 1 y 2, deberán de dejar de circular el día de la semana que les corresponda, incluyendo los días sábados.

Esta medida aplica para toda la Ciudad de México y a los 18 municipios del Estado de México y corresponde al Programa de Contingencias Ambientales Atmosféricas para la temporada seca-cálida.

Estas nuevas disposiciones oficiales, han generado mucha molestia a la población de la Megalópolis, ya que en una ciudad donde el transporte público es de pésima calidad, inseguro, sucio y de alto costo, no existen muchas alternativas para quienes van a requerir transportarse en esta cada día más complicada ciudad.

Parece que el gobierno de Miguel Ángel Mancera, ya no sabe por donde encontrar soluciones a este problema y más bien luce como que anda dando “patadas de ahogado” en una problemática que sucede como resultado de la alta corrupción que existen en los Centros de Verificación Vehicular.

La afectación a la sociedad es grande ya que cuando al poseedor de un vehículo le toque dejar de circular, se enfrentará a las sorpresas de movilidad que padecen miles de mexicanos todos los días.

Por ejemplo si decide usar el metro, deberá de armarse de valor para llegar poco a poco a las puertas del tren, para una vez que se encuentre en esa valiosa posición, deberá de dejar pasar varios trenes al ver lo imposible que es subirse a ellos.

Una vez arriba, deberá de aguantarse de los vendedores de dulces, plumas, “ofertas varias” y discos piratas quienes pasan con bocinas de enorme tamaño en la espalda, llevando el sonido a todo volumen con la finalidad de romperle los tímpanos hasta al más sordo.

Si decide por el tradicional pesero, la sorpresa es igual o peor de desagradable, al ver como los choferes de estas unidades que se sienten pilotos de La Guerra de las Galaxias, manejan sus unidades viejas, con su sonido a todo volumen también y con olor a baño público en su interior.

Si va a viajar en Metrobus no deberá usar celular, cartera, relojes o anillos, ya que en cualquier parada le van dar baje.

Si usa taxi, prepárese a que le den de vueltas por toda la ciudad, con tal de que el velocímetro suba de valor a cada kilometro “no recorrido”.

Y como última oportunidad, si tiene la capacidad económica para usar un UBER, ¡Aprovéchelo! aunque después tendrá que trabajar de chofer de ellos para poder subsistir.

El problema del Hoy No Circula es serio en la ciudad, pero es más peligroso que las autoridades digan que es “temporal”, ya que la historia de este país nos ha demostrado que cuando las autoridades utilizan ese término, las acciones se quedan como permanentes.

“Para muestra basta un botón”, veamos como nos fue con el pago de tenencia vehicular que fue originalmente como temporal para ayudar a la realización de las Olimpiadas de México en 1968, dicha medida perdura hasta nuestros días disfraza de refrendo vehicular.

Al Sr. Mancera se le está escapando de las manos la posibilidad de ser candidato presidencial con tanto error de decisiones populistas, el PRD, debería de ir buscando otras opciones. #Medios de transporte #Crónica Ciudad de México