Un hecho que debería de haber sido digno de aplaudir, como siempre el Sr. Miguel Ángel Mancera, Jefe de #Gobierno de la nueva Ciudad de #México, se encarga de opacarla y darnos material para nuestra ya tradicional serie de artículos del Circo Político.

El jefe de gobierno presentó a los 18 asesores externos que contribuirán en la redacción de la nueva Constitución Política de la Ciudad de México, bajo la coordinación del exrector de la UNAM, Juan Ramón de la Fuente, hombre de sobrado reconocimiento

Destacan nombres de personajes serios y reconocidos como José Woldemberg, exconsejero presidente del antiguo IFE; Jorge Castañeda;

El Dr.Mario Carbonell; la Maestra Julia Carabias y El Dr. Jesús Reyes Heróles entre otros personajes de la lista.

Sin embargo y como siempre, en su afán de presentarse como un político demócrata que busca la igualdad, el Sr. Mancera incluye al “Rulo y al Sopita” como representantes del pensar y sentir de la población en general.

¿Quién asesora al Sr. Mancera?

Con el debido respeto, la inclusión de estos dos personajes, más bien parece una burla al sentido común de los ciudadanos.

¿Acaso los citadinos pensamos como estos dos personajes? ¿Son realmente los mejores ejemplos de pensamiento analítico para escribir una constitución?

Como es posible que el Sr. Mancera siga error tras error en todas sus decisiones.

En todo caso hubiera invitado a la Chupitos, a Chabelita, a Brozo, al Cuau, a Carmen Salinas, Laura Bozzo o ya de perdida a la Doctora Polo y a tantos personajes que pueden hacer “mejor” papel.

En una decisión tan seria como el crear una Constitución Política, no debe de caber la burla a la sociedad anteponiendo un trabajo de democracia y libertad de pensamiento.

Seria muy diferente la imagen del Sr. Mancera si hubiera respetado el tener a tan solo personas preparadas y conocedoras de las leyes.

Acercarse al pueblo, a las masas, no significa darles circo maroma y teatro al viejo estilo romano.

El estilo perredista de hacer democracia con ejemplares del pueblo cae en lo absurdo y grotesco, en donde más que ser admirado, ofende a todos los que de alguna manera buscamos un foro para proponer ideas inteligentes para lograr una mejor CDMX, más justa e imparcial. #Corrupción