Debido a la aplicación del nuevo programa Hoy No Circula que busca reducir los altos índices de contaminación ambiental en la Ciudad de #México, aunado a la incompetencia del #Gobierno local, como en toda tormenta, siempre hay quien resulta ganador.

Es increíble ver la rapiña de que fueron objetos los ciudadanos que osaron por tomar un taxi o un vehículo del sistema de choferes ejecutivos Uber.

El incremento de sus tarifas fue por demás exagerado, convirtiéndose en un robo descarado a la población.

¿Y la autoridad?

Parece que no existe un gobierno que castigue estos actos desleales que afectan a la ya de por si golpeada clase media –casi extinta, ya que muchos han pasado a formar parte de la llamada clase baja- que por necesidad y gracias a la aplicación del nuevo programa, tuvieron que caer en las manos de estos rufianes.

¿Por qué solo se castiga y multa a los automovilistas y no a quienes sacan ventaja de estos momentos?

¿Dónde está la autoridad?

Es triste ver que en esta ciudad y país, debido a la falta de un correcto estado de derecho, todos hacen lo que quieren sin temor a ser castigados o multados.

El gobierno de la ciudad aplica un programa que en base a sus resultados, se observa más bien como una medida desesperada, sin conocimiento real de los beneficios que pudiera llegar a obtenerse con su aplicación.

Múltiples quejas en redes sociales y en medios de comunicación, demostraron la molestia por el programa.

Un programa que llaman “temporal”, que más bien tiene tintes de permanente.

¡Porque no se realiza un programa de movilidad que trate de arreglar y corregir el problema de la contaminación ambiental desde su raiz?

Miguel Ángel Mancera, jefe de gobierno de la Ciudad de México, solicitó a Luis Videgaray, titular de la SHCP, recursos para modernizar el transporte público, sin embrago lo único que consiguió como respuesta fue un algo así como “échale ganas, no hay dinero”.

¿No podría el Gobierno de la Ciudad de México, obligar a los concesionarios del transporte como taxistas y peseros que traen unidades deplorables, viejas, ruidosas y sucias, que las actualicen y modernicen con vehículos que por lo menos utilicen gas en lugar de gasolina?

Acaso no sería posible que como en otros países, los taxis estén estacionados en paradas específicas para evitar circular y que quien desee sus servicios, se acerque a ellos, lo que daría mayor seguridad y control sobre ellos.

¿Porque no se aplica un horario extendido a la ciudad en donde los trailers y camiones de reparto solo puedan circular en horario nocturno, evitando así el irnos peleando con ellos en todas las calles durante el día?

Y ya no se hable de la corrupción en los centros de verificación.

NI duda cabe, le cambiaron el nombre a la ciudad pero sigue siendo botín de rufianes. #Medios de transporte