El programa Hoy No Circula ha sido demostrado con el paso del tiempo, su inutilidad, corrupción y pésimos resultados.

Todos conocen el nivel de corrupción en los Centros de verificación Vehicular, para poder pasar con un “brinco” cualquier vehículo año modelo.

Los habitantes de la Megalópolis que han tenido la oportunidad económica, han comprado uno o más vehículos extras para poder circular todos los días.

Y sin embargo el #Gobierno sigue prohibiendo circular a los vehículos como si no supiera que con este programa, el parque vehicular ha aumentado de forma considerable en los últimos años.

¿Porqué ningún gobierno ha tomado medidas dignas y serias para controlar este problema?

Los simples ciudadanos desconocemos que tantos compromisos existen en las cúpulas del transporte para no poder ejercer cambios en beneficio de la sociedad.

¿Acaso es tan difícil crear un sistema de transporte limpio, seguro, confiable, cómodo y digno para una ciudad tan importante como lo es la Ciudad de #México?

¿Porqué el Gobierno no puede obligar a los dueños del transporte público comúnmente llamados peseras, a que hagan un cambio en sus unidades por unas nuevas, realmente ecológicas y limpias?

En otros países en donde el uso del medio de transporte público es fundamental, existen unidades limpias, rápidas, puntuales y con choferes capacitados a quienes se les castiga si realizan un mal servicio.

¿Porqué aquí en la ciudad, tenemos que soportar con subirnos a unidades apestosas, peligrosas y manejadas por verdaderos orangutanes? -Con el debido respeto que me merecen estos apreciables animales-

¿Porqué prohibir, en lugar de proponer cambios o una nueva cultura vial?

¿Por qué tener un nuevo Reglamento de Transito que oprime, reprime y castiga por circular en una ciudad llena de hoyos, baches y basura en calles oscuras propicias para la delincuencia?

Tantas y tantas preguntas que surgen al observar como una problemática de salud pública, no encuentra una verdadera salida y solo se utilizan paliativos para, como dicen en mi pueblo “taparle el ojo al macho”

¡Pobre Ciudad de México!, secuestrada, ultrajada, golpeada, violada, ensuciada todos los días y sin embargo sigue de pie con la grandeza que la vio nacer.

Esperemos que algún día exista un gobierno real, honesto y con un verdadero interés por arreglar las cosas en esta ciudad y que no solo esté pensando junto con sus secuaces en “la Grande” para el 2018, que tal parece ya se les fue. #Medios de transporte