“Queridos amigos, necesito pedirles su ayuda para llevar a cabo una encuesta de pre-salida. Ustedes, ¿por quién votarán el domingo? ¿El narco, el pederasta, el que se robó el erario, el tránsfuga, el mata periodistas, el defraudador, el arribista, el oportunista, el interesado, el vendido, el aferrado, el asesino de migrantes, el peculador, el proxeneta, el lavador o el cava fosas?”. Con este post publicado en su página Facebook el escritor Emiliano Monge comentaba las elecciones regionales en México a pocos días del voto. Una cita importante, no sólo para #México, que se vió desplazado por el segundo turno de las elecciones en Perú y las primarias de las elecciones nortamericanas en Puerto Rico. No obstante, es importante analizar los resultados para pronosticar lo que podría suceder en las próximas elecciones presidenciales en México en el 2018.

El voto local

Con una fuerte crítica, el autor de “Arrastrar esa sombra”, “Morirse de memoria”, “El cielo árido” y “Las tierras arrasadas” comentó lo que sería a su parecer la oferta electoral de los mexicanos. El 5 de junio 12 de 31 estados del País centroamericano votaron para elegir nuevos gobenadores. Aguascalientes, Chihuahua, Durango, Hidalgo, Oaxaca, Puebla, Quintana Roo, Sinaloa, Tamaulipas, Tlaxcala, Veracruz e Zacatecas, entre otros, fueron a las urnas para renovar sus líderes locales. El voto fue considerado un test para el Partido Revolucionario Institucional (Pri), que era la primera fuerza política de México.

El riesgo de Peña Nieto

Sin embargo, el presidente mexicano Enrique Peña Nieto, que forma parte del Pri, no pudo respirar aliviado con los resultados. Su mandato se termina en el 2018, y – en caso de confirmarse la tendencia de las elecciones regionales - probablmente no será renovado.

Zonas estratégicas

El Pri fue vencedor imbatible entre 1929 y el 2000 (ganó todas las elecciones!) y actualmente está al poder. Pero la hegemonía pareciera haber llegado a su fin. Los números parecieran darle una victoria: el Pri se confirmó en la gobernación de cinco regiones y perdió solamente dos: Veracruz e Tamaulipas. Es importante señalar la importancia estratégica de esas regiones que perdió. Ambas tienen una posición geográfica significativa en el Golfo de México y son ricas de reservas de petróleo y gas. Sin embargo, no todo está perdido: se confirmó con el poder en Zacatecas, que es la zona donde se produce más oro, plata y plomo en todo el territorio mexicano.

La estrategia del Pan

El Partido Acción Nacional (Pan) está tratando de aprovechar el momento. Ganó en siete estados, entre los cuales Quintana Roo, que es importante para la economía del País por ser una atracción turísticas. La carga simbólica de esta victoria desde el punto de vista política es bastante fuerte porque siempre fue un territorio conquistado por el Pri. Hacia las presidenciales del 2018Los analistas han califaco como histórica la caída del Pri. Todavía no se sabe con cuál nombre se presentarán a las elecciones presidenciales del 2018. Entre los personajes con mayor probabilidad de candidatura están: Manlio Fabio Beltrones, presidente del Pri y Miguel Ángel Osorio Chong, segretario del ministerio del Interno. #Gobierno #Derechos Humanos