La Ciudad de #México, sigue inmersa en un mar de declaraciones de todos los niveles de #Gobierno, involucrados en el problema de la contaminación ambiental.

Especialistas del Instituto Mexicano del Seguro Social, IMSS, han presentado su informe que relación al alto riesgo que se tiene en padecer un infarto al miocardio, mezclado con estrés, diabetes, hipertensión y obesidad, como consecuencia de la contaminación.

El secretario de salud, Armando Ahued y el jefe de gobierno Miguel Ángel Mancera, han informado sobre el aumento impresionante en enfermedades como la Conjuntivitis, Neumonía y Bronconeumonía.

Mientras este incremento de enfermedades sucede, el jefe de gobierno sigue dudando que éstas, se deban a la contaminación.

Mientras tanto sigue el discurso en tiempo futuro, vamos a hacer… vamos a cambiar… vamos a evitar…, pero no se presenta ninguna acción real, tangible y efectiva que busque la solución.

Se dice que habrá una reducción de microbuses y que se deberán de cambiar por unidades ecológicamente sustentables y lo más importante es que cobrarán más al usuario. ¡Todavía no se hace el cambio de unidades y ya se está pensando en cobrar más!

Sin embargo no se habla de prohibir o por lo menos controlar las marchas y bloqueos en Paseo del Reforma, Circuito Interior y otras vías que provocan que los vehículos se queden literalmente parados y con el motor prendido por varias horas en el tráfico.

Sigamos esperando soluciones que no llegarán, mientras se tiene la mira puesta para el 2018.

Como decía mi abuelita “puro atole con el dedo”