Es cierto que en América latina, desde hace mucho tiempo, la violencia es la norma. Sin embargo, el aumento de los índices de criminalidad (y la impunidad) están pasando factura a una clase dirigente que no ha sabido afrontar el problema y lo ha dejado fuera de control. Quizás si fue propio por esta situación que el Partido Revolucionario Institucional (Pri) vivió en las elecciones regionales del 5 de junio su primera histórica derrota.  Desde 2006, el #Gobierno mexicano inició una campaña contro el crimen organizado pero los resultados no han sido evidentes. El uso indiscriminado de las fuerzas del órden no ha sido efectivo. Desde entonces en #México han muerto más de 150.000 personas, según el último reporte de Open Society. La organización considera que la guerra contra el narcotráfico es un crimen de lesa humanidad.

Con un estudio llamado “Atrocidades innegables”, Open Society demuestra una serie de asesinatos, desapariciones y torturas que han sido ejecutadas por el gobierno mexicano y por la organización Los Zetas, violando claramente los principios del Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional. #Derechos Humanos