Es realmente alarmante el hecho de que PEMEX (Petróleos Mexicanos) la empresa paraestatal que ha servido de botín para muchos y de discurso nacionalista para mucho políticos, “defensores de la patria”, esté hoy en envuelta en una situación alarmante debido al alto porcentaje de importación de gasolinas que está presentando.

Tan solo en este mes de julio del 2016, PEMEX importará una cantidad equivalente al 62% de las gasolinas que vende en todo el país.

México, importará de forma diaria la enorme cantidad de 504.6 mil barriles diarios de gasolina tan solo en el mes de julio del presente año, lo que representa un incremento de 125 mil barriles diarios en comparación con lo que compró e importó el mismo mes de julio del año pasado cuando la cifra solicitada fue de 379 mil barriles diarios.

Viendo estos datos, sería una pregunta obligada: ¿Para qué sirve PEMEX? ¿Es realmente la empresa paraestatal más importante del país?

La “empresa de los mexicanos” como nos la han hecho creer toda la vida desde que Lázaro Cárdenas hizo la expropiación petrolera, es en la actualidad una organización altamente inoperante e ineficiente, con un alto grado de problemas financieros y liquidez.

Este porcentaje de 504.6 mil barriles diarios de gasolina importada, son en toda la historia de la paraestatal, el segundo pedido más grande jamás solicitado, después de uno que realizo en noviembre del año 2015 por 509.5 mil barriles diarios.

Es decir, en términos coloquiales, para PEMEX, se está aumentando la necesidad de importar gasolina debido a que internamente no existe la capacidad de producción necesaria para satisfacer el mercado interno.

La paraestatal informó desde el año pasado 2015, sobre la disminución significativa en la producción de gasolinas. Argumentando sobre la baja producción en sus refinerías debido principalmente a paros de labores no programados, por fallas constantes en sus sistemas de operación, debido a la falta de mantenimiento, así como al deterioro en las plantas de alta conversión.

En base a ello, ahora ya sabemos porque de la existencia de los gasolinazas mensuales, los cuales el Secretario de Hacienda, Luis Videgaray, había anunciado que se ajustarían de forma mensual de acuerdo a las condiciones del mercado.

Los gasolinazos disminuyeron su costo durante los primeros meses de este año y “casualmente” subieron su costo posteriormente a las elecciones en donde el partido oficial (PRI) perdió sus gobiernos.

En declaraciones hechas en días pasados el Secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, tuvo a bien hacer un recordatorio de que los mexicanos teníamos “la obligación” de acostumbrarnos a estos gasolinazos.

Las gasolinas importadas provienen de Estados Unidos, Países Bajos, Trinidad y Tobago, España, India, Bahamas, Antillas Neerlandesas y Francia, los cuales se distinguen por no ser países productores de petroleo como #México.

Como consecuencia de estas importaciones –aunque se haya negado constantemente por parte de las autoridades- podría ser el incremento incontrolable de los altos niveles de contaminación que no solo afectan a al Ciudad de México, sino también a otras ciudades de alto movimiento vehicular como Guadalajara, Monterrey, Puebla y Querétaro entre muchas más. #Gobierno