Mucho se ha cuestionado las razones por las cuales, el Gobierno de la República invitó a Donald Trump a la residencia oficial de los Pinos.

Sin ánimo de echarle más sal a la sopa, sí es de llamar la atención la actitud y el discurso del invitado.

En Estados Unidos y durante todos sus actos de campaña, Donald Trump ha dado su discurso anti-mexicano, ofensivo y racista, sin un guión o un ensayo escrito, es por ello que él mismo se ha metido en tantos problemas al abrir la boca sin ton ni son y decir tantas barbaridades.

Sin embargo y poniendo atención a la visita que hizo a Los Pinos, para burlarse de Peña Nieto en su propia cara y de los mexicanos mismos, este sujeto leyó palabra por palabra y sin distraerse en lo más mínimo, el guión que perfectamente escrito y revisado hizo su equipo de asesores y que le tenía preparado para cumplir con el objetivo.

Anuncios
Anuncios

La idea, evitar que Donald Trump expresara sus ideas racistas como caballo desbocado en el país que “posiblemente” le iba a reclamar su actitud. Cosa que nunca paso.

Trump puede dormir tranquilo, ya que seguirá con sus ideales fascistas, racistas y retrogradas para tratar de cumplir sus sueño, acabar con los mexicanos que tanto “daño” le han hecho a su “pobre país”. #Enrique Peña Nieto #México