Se llama Luis Videgaray la primera víctima efectiva de la desafortunada visita de Donald Trump en México. Videgaray, quien era secretario de Hacienda, tuvo que renunciar a su cargo luego de haber sido identificado como el personaje clave del tour mexicano del candidato republicano. A ocupar su lugar, fue nombrado José Antonio Meade, hasta ahora secretario de Desarrollo Social.

La visita de Trump fue un total fracaso desde el punto de vista político, diplomático y mediático. Para algunos, ha sido calificado como una humillación para el pueblo mexicano y un error para el presidente de México, Enrique Peña Nieto.

Más del 85% de los ciudadanos ha declarado en un sondeo que no estuvo de acuerdo con la visita del empresario norteamericano en tierras mexicanas. El gobierno de Peña Nieto se demostró dividido sobre la decisión de invitar Trump: la secretaría de Relaciones Exteriores y la secretaría del Interior habían dicho que no apoyaban la idea, por lo que se supone que Videgaray era uno de los pocos a estar a favor del viaje del republicano. Los insultos del pasado del candidato a la presidencia de Estados Unitos no han sido olvidados en México. #Inmigración #Donald Trump #Estados Unidos