Lo que para algunos fue un éxito y contrario a lo que pensaban, una visita forzada  de ##Donald Trump que ha generado controversia tendrá duras consecuencias para el gobierno de #Enrique Peña Nieto. Después de innumerables cuestionamientos por haber recibido y tratado como jefe de Estado a un candidato que ha insultado a nuestro país y a los connacionales que viven del otro lado de la frontera que no sólo tienen que soportar maltratos  y situaciones de trabajo injusto, sino también el rechazo como inmigrantes que ha generado las declaraciones del republicano llenas de odio y racismo. 

Con una visita tan desastrosa para la diplomacia mexicana no podía ser para menos que el artífice de tal reunión, Luis Videgaray renunciara ante la situación tan adversa que ha presentado al Gobierno de Enrique Peña Nieto como débil y sin don de mando, ya que en ningún momento frente al candidato republicano le hizo reclamo alguno por la intención de construir el muro en la frontera en ambos países ni los insultos y ofensas a los migrantes mexicanos que tienen que cruzar ilegalmente buscando mejores oportunidades de trabajo bien remunerado.

Lo más irrisorio es que solo hasta que #Donald Trump abandonó el país, en la cuenta @epn por medio de un mensaje en Twitter le hizo saber que #México no pagaría por tal muro, haciendo que el republicano simplemente se mofara en su discurso sobre migración diciendo que México lo va a pagar, aunque aun no lo sepa. y si insisten en no hacerlo habrá una guerra de por medio. Y ante el discurso beligerante la respuesta de Peña Nieto ha sido el silencio. Y ahora la renuncia del ex secretario de Hacienda solo confirma lo que se mencionó desde un inicio: la reunión fue idea de Videgaray y quien ha pagado el plato ha sido el gobierno de México al recibir una respuesta nula por parte de la candidata demócrata que ha desistido visitar el país vecino pues su tarea es crear empleos en Estados unidos y mejorar la situación actual de los trabajadores. Cachetada con guante blanco.

Y para empeorar las cosas Trump se adjudicado la renuncia de Luis, con quien podrían haber hecho tratos maravillosos, en los que ambos países habrán salido beneficiados, mediante un mensaje vía Twitter, anexando que "México ha perdido a un ministro brillante y maravilloso hombre que sé es altamente respetado por el Presidente Peña Nieto”. No cabe duda de que esos es echarle sal a la herida y a la imagen tan deteriorada ante el mundo, y los mexicanos, que pedirán su renuncia mediante una marcha el 15 de septiembre del Ángel de la Independencia al Zócalo y que han convocado mediante el #RenunciaYA.