Como cada año, la noche del 15 de septiembre nos acordamos de nuestra #Independencia sin hacer nada para mejorar.

SI verdaderamente deseamos festejar y grita a todo pulmón ¡Viva #México!, bien valdría la pena que como pueblo, hiciéramos lo que nos corresponde para disfrutar tal objetivo.

Para llevar a cabo un verdadero cambio en el país, debemos de aprender a Respetar.

Respetar a nuestros compatriotas que piensan, actúan o tienen gustos diferentes.

La niñez y juventud deben de aprender a respetar a la gente mayor, valorar su experiencia y conocimientos de vida.

Los adultos debemos de respetar a nuestras instituciones, a las mujeres y los niños las leyes y las calles.

Respetar a la gente humilde, al campesino, al artesano, al albañil que no han tenido la misma oportunidad que hemos recibido otros.

Ayudar al prójimo y al desvalido sin el interés de que se fijen en alguna religión, grupo o secta.

Se trata simplemente de respetar y ayudar.

En la medida que todos y cada uno de nosotros, se interese por tratar de mejorar las condiciones de vida de este país, los resultados se podrán ir viendo poco a poco.