Al viejo estilo que nos tienen acostumbrados, el Partido Revolucionario Institucional (#PRI) decidió expulsar de sus filas al Gobernador de Veracruz con licencia Javier Duarte.

EL partido asume toda la responsabilidad del caso, aseguro el vicecoordinador de la fracción del PRI en la cámara de diputados, Jorge Ramírez.

Los castigos tienen historia en nuestro país.

Cuando uno tiene madre, generalmente recibe castigos ejemplares a las faltas realizadas.

A los hijos se les quita el celular, se les prohíbe ver la tele, ir a fiestas, salir con los amigos y tantos otros castigos que duelen en el alma.

Caso contrario en todos aquellos que no tienen madre, no recibe ningún castigo ejemplar.

Nos imaginamos a un Javier Duarte en la alberca de alguna casa de lujo riéndose, ups!! perdón quise decir preocupado por que sus cómplices de partido lo están desconociendo como miembro activo.

Seguramente no puede dormir tranquilo, debe de tener taquicardias y la presión alta, mareos y no se asoma ni a la ventana de la vergüenza que debe de sentir de haber traicionado a la gente de Veracruz, así como de pensar en el “duro y ejemplar castigo” que le hará el nuevo dirigente del partido Enrique Ochoa.

Con castigos tan irrisorios y fuertes como ese, prefiero tener madre. #Política México