Para algunos parece novela de ficción o cuento de hadas, pero esta enfermedad denominada “morbus mentis posee” o dicho en español Enfermedad Mental por el Poder, está afectando mentalmente a muchos políticos mexicanos.

El poder mata y corrompe. En un #México en donde la #Corrupción forma parte del proceso económico, todos los funcionarios públicos de alto nivel de este país, se empeñan en hacer valer su derecho al poder para efectuar actos indecorosos y reprobables para la sociedad.

Es vergonzoso ver como se abusa de él, para enriquecerse ilícitamente autorizando concesiones, obras y construcciones.

Es realmente denigrante ver que se use para “pasar por encima de la sociedad” argumentando que son obras en beneficio de la población, sin importarles en la mayoría de los casos, la salud pública o el deterioro al medio ambiente.

El abuso del poder lastima y deteriora, logrando que se pierda el respeto a las instituciones y a este país.

Se busca el poder político para enriquecerse con el permiso del estado.

Desde el más alto hasta el más mediocre de los políticos, participa en actos de corrupción y en caso necesario pueden huir del país sin temor a ser capturados y castigados.

¡Pobre México, como me dueles! #Política