Por Mitzi Vera

Twitter: @mitzmariann

Son las cuatro de la tarde y el Paseo de la Reforma comienza a llenarse de jóvenes, gente de la tercera edad, personas con discapacidad y familias. Todos tienen un fin: gritar que hace dos años 43 estudiantes fueron desaparecidos en Iguala, Guerrero. Desde entonces los padres de las víctimas han movido cielo, mar y tierra para encontrarlos; sin embargo, no han tenido suerte.

El recorrido comienza, la meta es llegar al Zócalo Capitalino. Pese a la poca difusión de los medios de información no cabe ni una persona más en las calles, incluso hay quienes viajaron desde Guanajuato o Chihuahua para gritar en unísono: "Justicia". Las nubes se pintan grisáceas, parece que se hermanan por la tristeza que se vivió hace dos años; se observan mantas por doquier, en las banquetas se alcanza a leer: "Estamos con ustedes".

Para muchos medios solo es nota el 26 de cada mes, algunos tachan de revoltosos a los padres que perdieron a sus hijos, quienes desde hace 730 días viven con angustia, rabia y desesperación. En la marcha no hay violencia: solo unidad. Omar García, sobreviviente de la masacre declaró para MujerEs Noticias que "el caso está como al principio, la verdad oficial indica que los policías tomaron a los normalistas y se los entregaron a los guerreros unidos, ya ahí los llevaron a un basurero y los calcinaron". Para él esa versión no es más que una salida fácil por parte del Gobierno para engañar a los mexicanos. Hubo pérdida de videos y evidencias.

Ayotzinapa solo es uno de 27 mil 659 casos que han ocurrido hasta ahora razón por la que se observan personas de diferentes nacionalidades; ya en el Antimonumento: estructura que fue colocada en homenaje a los 43, se realiza una parada.

"Amamos a nuestros hijos y donde quiera que estén los seguiremos buscando", indica la madre de uno de los desaparecidos. La caminata se torna ligera, las pintas se hacen presentes mientras la lluvia amenaza con hacerse presente. 

Según el vocero de los padres de los 43, Felipe Cruz "El caso es un ejemplo de cómo el Gobierno es cómplice y testigo de la delincuencia organizada", expresó para MujerEs Noticias.

Artistas se unieron a la causa, activistas, amas de casa, personas con discapacidad visual, estudiantes: todos cansados del Gobierno, las mentiras, las injusticias. Medios internacionales registran el caso; no todo es luz, algunas personas se indignan y no están de acuerdo con la protesta.

¿Habrá otra manera de manifestarse? ¿De exigir justicia? Según Omar García no quieren solo llenar el Zócalo, sino pretenden que las familias de los desaparecidos se unan a la causa. Para que en unísono no solo griten: pidan justicia.

Ya en el Zócalo, el mitin se lleva a cabo, al terminar el evento los padres se dirigen a Iguala, la mayoría de los medios se retiran. Se acordarán de Felipe de la Cruz y los padres de los desaparecidos hasta el 26 del siguiente mes, y eso si tienen espacio en la agenda. Según mi colaboración de hace un año, 26 mil personas estaban desaparecidas. Pasa el tiempo y esta crece, mientras escribo: ya son 27 mil 659. #Manifestaciones