Los efectos del referéndum para el acuerdo de paz en Colombia van más allá de las propias fronteras. El diálogo entre la guerrilla y el gobierno influencia las relaciones comerciales, económicas y diplomáticas, además de las estabilidad social del País.

Sin embargo, México ha manifestado su posición de respeto sobre la consulta popular y ha asegurado que seguirá sosteniendo y acompañando los intentos para un nuevo pacto.

El canciller de México, Claudia Ruiz Massieu, dijo en un comunicado que “respetamos desde luego el resultado emitido el domingo pasado por el pueblo de #Colombia (...)México seguirá dando la mano este proceso seguro de que la voluntad de los colombianos por tener una #paz duradera, por lograr ese acuerdo tan querido por todos va a dar el resultado que esperamos”.

El presidente mexicano Enrique Peña Nieto estuvo presente en la isla de Cuba cuando se firmó el último pacto para la entrega de armas por parte de la guerrilla y del ejército y también participó en la firma del acuerdo de paz en Cartagena entre el presidente Juan Manuel Santos y representantes de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc). Una demostración que la paz en Colombia involucra toda América latina. #america latina