Dicen que el que con lobos se acuesta aprende a aullar y eso es precisamente lo que le sucede a Ricardo Anaya.

Los golpes oficiales para derribar a los candidatos del PAN, con la ya tradicional guerra sucia, ya están a la orden del día.

Esta vez le toco a #Ricardo Anaya, quien tras una “Investigación” de un periodista del periódico El Universal que casualmente cubre la fuente de Presidencia de la República, salieron a relucir sus trapitos al sol.

Lo curioso del caso o de llamar la atención, es que la “fortuna” que gasta Anaya en mantener a su familia lejos de este país, es de risa al lado de lo que se llevo Javier Duarte a quien el PRI ya lo “castigo” con el látigo de su desprecio expulsándolo de sus filas.

Y nosotros nos preguntamos ¿Porqué mejor no lo detuvieron o arraigaron cuando estaba en su casa de Gobierno?

Ahora resulta que es mejor hacer públicos los lujos y defectos de otros aspirantes, que poner orden en su propia casa. ¡Claro! Al igual que a la mujeres, esos no se tocan ni con el pétalo de una rosa.

De vergüenza. #México