“Amanece el día 26 de noviembre del 2016. Estamos en la Habana, #Cuba. Cuántas veces nos preguntamos de niños qué pasaría en la ciudad, qué pasaría en Cuba el día que muriera Fidel. Pues bien, aquí está la calle. Este es mi barrio. Y murió Fidel. Y es como si hubiese muerto hace mucho tiempo. La gente no está asombrada. La vida continúa…”. Con estas palabras, la famosa escritora cubana Wendy Guerra Torres acompaña un significativo video publicado en Facebook el día después de la muerte del dictador, #Fidel Castro.

Una llamada en la lejanía

“En Cuba un profundo poderoso silencio nos envuelve - escribe Wendy Guerra Torres, autora de la columna Habáname en el periódico español El País -. La gente está tranquila en su casa. Se saluda y mira al horizonte... Esa es la isla de esta mañana, un barco de silencio, un espacio de espera y reflexión. ¿Qué ha sido de nosotros?, ¿Qué pasó con nuestras vidas haciendo juntos la obra de una sola persona que hoy no existe más? Un teléfono suena en la lejanía... de nosotros depende contestar esa llamada y hablar!”.

El día del adiós

Luego de años de especulaciones, sobre si estaba vivo o muerto, finalmente el gobierno cubano anunció la muerte del Líder Máximo de la revolución, Fidel Castro. El ex presidente de Cuba se alejó del poder en el año 2006, dejando a cargo el hermano Raúl Castro. Inicialmente, estaba indispuesto por una operación al estómago. Luego, por motivos de salud en general, decidió renunciar completamente a la presidencia.

“La historia me absolverá”

Símbolo de la izquierda latinoamericana, Fidel Castro tuvo una gran influencia no sólo en América latina sino en a nivel internacional. “Que me condenen, no importa. La historia me absolverá”, dijo Fidel un día, cuando estuvo cerca de ser condenado por el ataque al Cuartel Moncada en el año 1953. Hoy los cubanos, resignados a una vida cotidiana signada por la falta de alimentos y de expresión, viven su muerte sin mayor sorpresa. Raúl Castro confirmó en cadena televisiva nacional que “con profundo dolor, a las 22:29 horas del viernes, murió el Comandante en jefe de la Revolución cubana”. Para los habitantes de la isla, era como si ya hubiera muerto.

Líder omnipresente

Desde el año 1958, Fidel era omnipresente. No existía esquina del País en la que no retumbara su nombre o su imagen. Había terminado con la dictadura de Fulgencio Batista. Sin embargo, desde el 2006, sus apariciones públicas, eran siempre más raras. Su cuerpo será cremado y la isla de Cuba – así como Venezuela – fue declarado el luto nacional por nueve días.

En Cuba están siendo organizadas muchas celebraciones para homenajear a uno de los personajes más influyentes en la historia contemporanea del País. Para el lunes y el martes está previsto un acto en la Plaza de la Revolución. Todo bajo la dirección del gobierno, claramente.

“¿Cuál Fidel? Disculpe, no recuerdo?

“Como en el final de una novela un poco mística, un poco histórica de Anatole France, mi respuesta es parca: ¿Fidel?, ¿cuál Fide? Disculpe, ha pasado mucho tiempo y mi memoria comienza a traicionar lo vivido”. Así responde el escritor y blogger disidente, Orlando Luis Pardo Lazo a la pregunta: ¿Quién fue Fidel Castro?

El joven opositor, ganador del premio literario Kafka 2009, víctima de la represión castrista en más de una oportunidad, cree que han pasado demasiados años bajo un mismo régimen, un mismo hombre. Los cubanos han vivido muchas limitaciones, no sólo ideológicas sino también prácticas, para vivir con nostalgia una pérdida, que a nadie sorprende.