La primera vez que el presidente cubano Fidel pisó suelo mexicano era el mes de julio del año 1955. Llegó en un avión de dos motores, que se tenía que detener en todos los aeropuertos posibles. Visitó los estados de Mérida, Campeche y Veracruz.

Cómo vivió #Fidel Castro ese viaje a #México está plasmado en las páginas de las memorias del Líder Máximo de la Revolución Cubana, muerto el 25 de noviembre a La Habana, luego de muchos años alejado del poder. “Era la primera vez que iba a México. Al País lo conocía por libros, por la historia, por la revolución. Sentía mucha simpatía. Claro, no conocía a nadie allí. Por eso me encaminé a un mundo nuevo desde un punto de vista humano”, escribió Fidel en el libro “Fidel Castro Ruz, guerrillero del tiempo”.

La misión del líder de la izquierda latinoamericano en tierras aztecas era llegar a la capital, Ciudad de México. Allí estaba su hermano Raúl, hoy presidente de #Cuba, y varios compañeros revolucionarios. También estaba la joven María Antonia González, una chica cubana con un hermano que fue torturado el dictador Fulgencio Batista. En México, Fidel se encontró con una población con un gran sentimiento nacionalista y un profundo rencor hacia Estados Unidos.