Esta no es la primera vez que Raúl Cervantes Andrade le pide permiso al Senado para desempeñarse en otro cargo diferente al de ser parlamentario. Había pedido una licencia en el 2014, cuando trató de ocupar un puesto en la Suprema Corte de Justicia. Aquella vez explicó que tenía intenciones de dedicar su tiempo al estudio académico, para poder obtener los requisitos necesarios y postularse a la Suprema Corte. Sin embargo, algunas organizaciones civiles protestaron porque consideraban que se podría estar violando el principio de no politización del tribunal más importante del País. Así, luego de ver sus deseos frustados, Cervantes Andrade dió un paso atrás y volvió a ocupar su poltrona en el Senado.

Famoso por su capacidad de negociación, el nuevo procurador general de la República tuvo un rol activo en la la creación del Sistema Nacional Anticorrupción. Participó también como diputado constituyente y la celebración del centenario de la Carta Magna. Su nuevo cargo impide que siga siendo miembro de la Constituyente que esta escribiendo la nueva Constitución de la Ciudad de México. #Enrique Peña Nieto #Corrupción